6 de junio de 2011

EL CRISTIANISMO EN CHINA CRECE A PESAR DE TODO.

# El crecimiento del cristianismo en China. Por el Gran Rabino Jonathan Sacks




[TOMADO DE RELIGION EN LIBERTAD](http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=15891)

    **China se da cuenta de lo que Occidente está olvidando rápidamente: una civilización es tan fuerte como su fe.**




Hacia el final de su reciente libro, Civilización, el historiador Niall Ferguson lanza en su análisis una carga explosiva de profundidad. Él cita a un miembro de la Academia China de Ciencias Sociales, que forma parte de un equipo cuya tarea tiene como reto descubrir por qué fue que Europa, después de haber estado rezagado por detrás de China hasta el siglo XVII, la sobrepasó, alcanzando la prominencia y el dominio.

Al principio, él dijo [el miembro de la Academia china], pensamos que eran vuestras armas. Vosotros [los europeos] teníais mejores armas que nosotros. Luego ahondamos más y pensamos que era vuestro sistema político. A continuación, investigamos más profundamente todavía, y concluimos que era vuestro sistema económico. Pero durante los últimos 20 años nos hemos dado cuenta de que era, de hecho, vuestra religión, el cristianismo. Fue la fundación cristiana de la vida social y cultural en Europa que hizo posible la primera aparición del capitalismo, a continuación la política democrática.

Del mismo modo llamativamente, Ferguson repite la observación hecha por el editor y corresponsal en Washington de The Economist, John Micklethwait y Adrian Wooldridge, hace dos años en su libro Dios vuelve. Mientras que el cristianismo está en decadencia en Gran Bretaña y la mayor parte de Europa, está creciendo y prosperando en China, donde el número de personas en las iglesias el domingo es mayor que el número total de miembros del Partido Comunista; en la tierra que en 1958 el Presidente Mao había declarado “libre de religión”.

Las personas que acuden a las iglesias no son, como Karl Marx habría predicho, los pobres y oprimidos, buscando el opio del pueblo. Ellos son los jóvenes, trabajadores, empresarios de movilidad social ascendente para los que el cristianismo ofrece un marco ético, una visión estructurada de la vida y sus disciplinas, en una sociedad que está experimentando una rápida transición.

Como no cristiano, me parece fascinante. Europa está perdiendo la misma cosa que una vez le hizo grande, mientras que China, la economía de más rápido crecimiento del mundo, está descubriendo. China: el hogar del confucianismo, del taoísmo y su marca propia del comunismo. Eso es algo que nadie podía haber previsto.

¿Qué es lo que China se ha dado cuenta de que Occidente está rápidamente olvidando? Que una civilización es tan fuerte como su fe. Como la cultura deviene vieja y cansada, ya que la gente pida más prestado y ahorra menos, como valora más los placeres presentes sobre el crecimiento futuro, por lo que empiezan a perder las creencias y prácticas que hicieron que su sociedad tuviera éxito en el primer lugar.

”Al final una sociedad y su religión tienden a caer en conjunto, como cuerpo y alma, en una muerte armoniosa". Will Durant.

Empieza a parecerse al Imperio Romano en el inicio de su declive. El historiador romano Tito Livio escribió, con gran patetismo, sobre como "con la progresiva relajación de la disciplina, la decadencia moral primero, por así decirlo, a continuación, se hundió más y más, y finalmente comenzó la caída hacia abajo, que nos ha traído a nuestro tiempo presente, cuando no podemos soportar ni nuestros vicios ni su cura."

Hace medio siglo, Will Durant en La Historia de la Civilización, sostuvo que la caída de una civilización fue la culminación de la lucha entre la religión y la intelectualidad laica, que terminaron por debilitar las instituciones de la convención y la moralidad. "Al final de una sociedad y su religión tienden a caer en conjunto, como cuerpo y alma, en una muerte armoniosa". La decadencia y caída de las civilizaciones ha sido trazado por los sabios durante muchos siglos. Se incluyen los sabios del antiguo Egipto, los profetas del antiguo Israel, el gran pensador musulmán del siglo XIV Ibn Jaldún, y el clarividente filósofo italiano del siglo XVIII e historiador Juan Bautista Vico.

Todos ellos ofrecen básicamente el mismo análisis. Las civilizaciones empiezan por la valoración de la austeridad, el coraje y el sacrificio. Esto les pone en un camino hacia el crecimiento. A medida que tienen éxito, crecen más autoindulgentes y egocéntricas. Las personas ya no están dispuestas a sacrificarse para el grupo. La confianza disminuye. El capital social se desvanece. No hay más héroes. La reputación da paso a la fama y luego a la mera celebridad. Lo que, Niall Ferguson indica, es el precipicio al que nos estamos acercando en Occidente.

Las sociedades empiezan a envejecer cuando pierden la fe en lo trascendente. A continuación, pierden la fe en un orden moral objetivo y al final pierden la fe en sí mismas. Pero hay una alternativa. Occidente puede redescubrir lo que Jeremías llama "la devoción de tu juventud".

El judaísmo y el cristianismo comparten una capacidad asombrosa para la renovación de uno mismo. Eso es lo que ha sucedido en el judaísmo después de cada tragedia desde el exilio de Babilonia hasta el Holocausto. Eso es lo que está pasando ahora al cristianismo en muchas partes del mundo, y puede suceder aquí también.

Somos tan fuertes como lo es nuestra fe. Esta verdad, única proposición de venta de Occidente, ahora viene con una etiqueta que dice, “Made in China” Pero todavía vale la pena comprar.

NOTAS

Sir Jonathan Sacks, Gran Rabino de las Congregaciones Hebreas del Reino Unido y de la Commonwealth.

http://www.aish.com/ci/s/Christianitys_Rise_in_China.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario