4 de septiembre de 2015

EL MOMENTO POLÍTICO DE MÉXICO

LOS PARTIDOS
QUE SE ALEJAN DE SUS PRINCIPIOS
SON RECHAZADOS
POR EL PUEBLO


UN MISMO DESENLACE: DOS ESCENARIOS ITALIA Y MÉXICO

PRIMERA DE DOS PARTES.

ITALIA SIGLO XX.

En las primeras tres décadas del siglo XX, después de la abolición de la monarquía y el surgimiento de la República, Italia unificada territorialmente, al fin se va conformando como una nación para dejar de ser sólo un conglomerado de regiones. Van así surgiendo más elementos de identidad común: moneda, idioma y bandera nacionales. No es lo mismo Sicilia que Milán o Roma. Aún hoy en día --en un derroche de mal gusto-- hay milaneses que insultan a los sicilianos llamándolos 'africanos'.

Al fin se soluciona una dolorosa llaga: 'La cuestión Romana', el conflicto entre el Estado Italiano y la Santa Sede desde 1861 y hasta 1929. Se resuelve con Los Tratados de Letrán, signados por la República Italiana y el Papado: La Santa Sede renuncia a los territorios de los antiguos Estados Pontificios a cambio de su soberanía absoluta como Estado Independiente, sobre lo que ahora es el Vaticano y otras demarcaciones que gozan de extraterritorialidad fuera de éste; también tendrá autonomía en servicios y bienes propios de un País, cómo emitir moneda, sellos de correo y otros valores.

Pasadas esas circunstancias de dolor y confusión, en las que los italianos se debaten entre su ser ciudadanos y católicos --por aquellas viejas cuestiones-- estamos en un país empobrecido en el que muchos de sus hijos tienen que emigrar a 'América' para huir del hambre. Hay un enrarecido y cargado ambiente, la ciudadanía ha sido seducida por Benito Mussolini, prometiendo grandezas inalcanzables. Se puede respirar violencia e intolerancia. Ha ido asaltando el poder y acabando --aún desde las trincheras de la cultura y el periodismo-- con sus adversarios, a los que ha dado la categoría de 'enemigos de la patria'. Con gran pericia, 'Il Duce' a base de propaganda confunde a la mayoría del pueblo y logra que este 'crea' que ser italiano es igual a ser fascista. Sólo los católicos militantes --junto con pequeños grupos de partidarios del marxismo-- no caen en el garlito y comprenden que a toda costa habrá que rescatar a Italia de las garras del fascismo y llevarla por los caminos de la democracia, a la que los italianos aún no han aquilatado. A pesar del derecho al voto, no hay instituciones democráticas sólidas. Pasar de una democracia formal a la construcción de instituciones confiables y ciudadanía es el reto.

Con el argumento de la amenaza comunista, los fascistas han ido acabando con las recién estrenadas libertades y han levantado, piedra a piedra, un estado totalitario y monolítico, que excluye discretamente --primero-- y abiertamente --después-- a los que disienten. En forma velada e hipócrita, el gobierno fascista alienta la agresión de sus turbas (las camisas negras... En México cambiarán de color al rojo) contra sus opositores, usando el aparato del Estado para aplastar a la oposición.

Así, teniendo cómo una de sus principales guías la Encíclica 'Rerum Novarum' de León XIII, van surgiendo poco a poco y a la par de las juventudes católicas (que se contraponen a las violentas juventudes fascistas del régimen) círculos de estudiantes católicos que buscan la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia para incidir en el futuro de la Patria. Buscan no sólo democracia y justicia sino también promover el respeto a la dignidad humana.

Nace así en este punto una gran institución que llevará a Italia de los primeros balbuceos democráticos a la consolidación en la vida republicana. Y es desde sus principios --destacadamente-- baluarte de la lucha antifascista, de la resistencia a Mussolini. Su identidad católica no está a discusión. Su 'invernadero indiscutible es --ya lo señalé y lo reitero-- esos 'círculos' de estudiantes y maestros universitarios, que surgen sobre todo en Roma. Un joven sacerdote es su principal motor: Giovanni Batista Montini (quién después será Paulo VI). Con él brillantes y jóvenes abogados como Alcide de Gasperi (en proceso de beatificación), Amintore Fanfani, Giulio Andreotti, Aldo Moro... Todos ellos líderes partidistas y después probos gobernantes. Me refiero al Partido Demócrata Cristiano Italiano.

En sus primeras décadas este partido (DC) irá avanzando hacia la conquista del poder político, hasta llegar a formar gobierno en contraposición a los fascistas y los monárquicos, sin dejar de pelear en contra de los comunistas. Llegará a formar gobiernos en coalición sobre todo con los partidos más pequeños y con los Socialistas.

Poco a poco, al ser el partido más votado y fuerte, con apoyo de la jerarquía católica y los católicos militantes, con estructuras aún en los más remotos poblados, se convierte en toda una maquinaria electoral. Esta nociva metamorfosis ocurre sobre todo en los años 70's. Su objetivo ha dejado de ser el instaurar una democracia de matriz católica inspirada en el Magisterio. Ahora su 'vida' y primordial meta a corto y largo plazo será conservar el poder y ganar elecciones a toda costa. Esta decisión y el precio de las coaliciones lleva al partido a dejar poco a poco sus principios y a caer en un pragmatismo que lo desdibuja. Se va formando en su interior una casta dirigente que lo domina. Ya la política ha dejado de ser un "apostolado" para convertirse en una bien pagada profesión. La política se ha convertido en la llave que inyecta prosperidad a negocios turbios e ilegales. Se va alejando poco a poco de sus electores y simpatizantes. Le funciona electoralmente (le aprendió a Mussolini) y usa magistralmente el 'coco' de la amenaza comunista; por décadas le funcionó.

A nivel local tolera la corrupción de alcaldes y ediles. Empiezan a surgir planas burocráticas que lo dominan todo y se venden al mejor postor sin pudor alguno. Todo se ha vuelto negocio. Cuenta con el voto cautivo --aunque bienintencionado-- de los católicos de mayor edad: ser católico es siempre votar DC, pase lo que pase o aunque el candidato sea 'un asno': es el candidato del partido. Un buen número de párrocos --recordando que fue baluarte en contra del fascismo-- promocionan el voto por la DC cómo una cuestión de conciencia; no cabe duda, lo peor de esa formación política llega a engañar al clero incluso, pues 'no hay de otra o nosotros o los comunistas'. Este otrora Partido de inspiración cristiana llega al extremo tolerar y aún proteger a la mafia (sobre todo en Sicilia). Ya no hay organicidad... El mismo partido --lo que condena en Roma lo tolera en Sicilia--, es cómo un reptil que se ha seccionado y que chicotea aún en su 'propia' contra. Los rechazos del pueblo se van dando poco a poco. La gente está harta de la burocracia y la cultura de la mordida que se vuelve algo 'natural' al menos en el ámbito municipal y regional de Italia. Increíble: la lucha contra la mafia ya no la encabeza la DC, pronto se vuelve bandera del Partido Comunista Italiano, liderado por Enrico Berlinguer, 'mutador' del marxismo-leninismo al 'Eurocomunismo' que deja de predicar contra la religión y la propiedad privada.

El PCI aprende de sus derrotas y se va convirtiendo en opción para el electorado, que poco a poco va venciendo su reserva a votarlo. Va tomando fuerza en las grandes ciudades (incluida la ciudad de Roma) y en pequeños poblados en donde las personas están hartas de la mafia... O de la mordida. Y su principal bandera partidista ya no será acabar con el capitalismo sino el estandarte de la honestidad y el castigo de la corrupción. Poco a poco ser funcionario --electo o designado-- de la DC se convertirá en sinónimo de ser 'ladrón'. ¡Que lejos estaba ya la DC del ideario de sus fundadores, entre los que se encuentran un próximo santo (el beato Papa Paulo VI) y un próximo beato (Alcide de Gasperi)!.

En el parlamento --tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado-- la DC cada vez vota más en bloque y por ser bloque, olvidando a sus electores y convirtiéndose en tapadera de la corrupción de ministros y funcionarios: dejó de importar la justicia y la legalidad, todo se volvió una red de complicidades y mutua protección; los ideales quedaron para la Historia. Ahora la DC ya no es motor de cambio sino freno al sentido común y dique a la justicia. La impunidad en su máxima expresión.

Su fortaleza va mermando, los italianos están cada vez más decepcionados y voltean a considerar otras opciones. El Partido no se reforma... Está metido en un juego sin fin. Sus gobiernos son cada vez más breves pues ocupa coaliciones para gobernar... Ya no es factor de estabilidad para Italia sino foco de inestabilidad. Los italianos se cansan. Sufre su gran derrota en ............

Se disuelve el 16 de Enero de 1994, dando paso a la formación de varios partidos que no tienen ni la entereza ni la riqueza ideológica que una vez tuvo la DC.

Italia sigue adelante sin la DC, dejó de servirle y el pueblo la hizo a un lado. El Pueblo perdona los errores pero no la traición. Ahora el PDCI es un recuerdo, una página gloriosa --en sus orígenes-- de la a la vez que una vergüenza: la corrupción fue su tumba.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL

16 de marzo de 2015

CAMPECHE

LOS CAMINOS DE DIOS

No pensé que regresaría

En serio pensé que regresar a Campeche sería algo muy difícil... ¡Queda tan lejos de Aguascalientes!, además no tengo familiares por acá. Y de pilón, es tan caluroso para mi gusto y resistencia física --uffff el calor me mata-- que la verdad, cuesta un poco pensar en regresar, pero sólo por esas pocas razones: sobre todo la distancia y el calor. Afortunadamente la gente aquí es tan Campechana... Si, por gentilicio y por forma de ser: agradable, alegre, hospitalaria y amistosa. Eso hace la estancia una verdadera delicia.

Las ciudad de Campeche --que en realidad se llama San Francisco de Campeche-- es bella y agradable. Lo más representativo son su muralla, que circunda el centro de la ciudad y su catedral. La Muralla fue construida en los tiempos de la colonia para defender la ciudad-puerto del asedio de los piratas, que asolaban el Caribe; los más carniceros y desalmados eran siempre los ingleses: veían a los habitantes locales como colonos de la odiada España y también como "papistas" por ser obviamente católicos. Desde entonces ya había en nuestro suelo ese odio contra los Católicos.

Volviendo al presente, el centro histórico de la ciudad muy bien cuidado; la ya mencionada  catedral es majestuosa y amplia, con rasgos muy franciscanos en sus detalles y estilo.  El 'toque franciscano' se nota en su imagenería y detalles de cantera; no pueden faltar las estatuas de San Francisco de Asís y algunos otros santos de la Orden. Sus dimensiones son modestas y no suntuosas como las de otras catedrales de suyo construidas por el clero secular de la época. No es el suyo entonces un estilo que emule a catedrales como las de la Ciudad de México, Guadalajara, Morelia o Antequera (Oaxaca). Razón: los constructores quisieron seguir el estilo franciscano sobrio que los caracteriza. Y en un principio la ya mencionada catedral era solamente una parroquia.

Y caminando por el centro de la ciudad, uno puede apreciar de inmediato la belleza discreta de las fincas y sus fachadas alineadas --en excelente estado de conservación-- con bellos y muy bien combinados y escogidos colores. Se ve que el Ayuntamiento de esta ciudad capital del estado de Campeche se pule, pues mantiene las calles iluminadas, limpias, seguras y en buen estado... Al menos en el centro histórico.

Es mi segunda participación en un Encuentro de Renovación en esta ciudad

En aquella primera ocasión en que vine a participar en un Encuentro Diocesano de la Renovación Carismática Católica, El Señor sanó a muchos enfermos, no se si unos 40 ó más. Siendo irónicos creo que tal vez no se enteró --El Señor-- de que hay un buen número de sacerdotes que dicen que Él no sana a los enfermos: de Campeche, de Aguascalientes, de Zacatecas y de todos los rumbos. No aclaran estos hermanos en su argumentación, si será porque El Señor no tiene tiempo o no le interesa...

Él sigue siendo el mismo ayer, hoy y siempre

Que no sana a los enfermos, afirman. Dicen que estos eventos son 'pura histeria colectiva'. Llegan incluso a menospreciar a los hermanos que pertenecen a La Renovación; se olvidan que todos somos Iglesia... Se olvidan que tenemos derecho a creer que Jesus sana a los enfermos (será bueno revisen la Palabra de Dios). En fin, se pierden de muchos los hermanos sacerdotes al hacer a un lado a La Renovación, pues según mi experiencia y la de muchos hermanos sacerdotes, 'los renovados' son muy entregados y trabajadores en las parroquias donde viven y sirven.

Ya lo decía el muy recordado P. Emiliano Tardif (muy pronto será reconocido como Beato) que esa sería --entonces-- una histeria benéfica; ojalá--continuaba ironizando-- se dieran también esas sanaciones en los estadios cuando hubiera algún partido. Habría que preguntarles si su fe está en un Jesús que se fue al cielo para desentenderse de sus hijos o qué. O peor, ¿creerán en verdad que Jesús Resucitó? La verdad que es toda una herejía decir que Jesús no sana a los enfermos, no importa quién lo afirme o que puesto tenga en la Iglesia. Por esas incredulidades nuestra gente sale de la Iglesia a las sectas caseras, porque a veces sienten el desinterés de muchos sacerdotes o incluso la agresión a su fe, que está basada en La Palabra de Dios y no en racionalismos cuestionables.

Ya recuerdo ahora, fue a fines de Febrero de 2012 cuando estuve aquí por primera vez. Hace tres años y unos pocos días. De modo que ya conozco un poco Campeche y a los Campechanos. En aquella ocasión estuve también de paso en Ciudad Del Carmen y Champotón (saludos a los hermanos y hermanas de allá). Para mi gran sorpresa, este sábado ha sido un día fresco, a partir de las 3 de la tarde. Vengo en verdad expectante... ¿Qué irá a hacer El Señor? Escribo el presente en partes.

El Pueblo de Dios

Veo los rostros de los hermanos que van llegando; como siempre --y sobretodo en esta parte del país-- más mujeres que hombres. Jóvenes y adultos, ancianos y niños, de todo. Clase media y clase acomodada. También muchos hermanos de extracción humilde.  Indígenas y citadinos. Llama la atención ver a las mujeres en sus bellos y muy dignos trajes de la región. Aquí se mezcla el ayer y el hoy, que poco a poco van dando paso al futuro... Se mezcla también lo maya, lo chino... lo mexicano... Esto es Campeche: diversidad cultural y social, pero unidos en el Amor a Dios... En la esperanza de ser bendecidos por Dios.

El P. Óscar --asesor diocesano de Renovación-- atento y diligente. Un hermano muy agradable y con mucho celo por las cosas de Dios. El matrimonio coordinador --Francisco y Judith-- a todo lo que dan en la organización del Encuentro. Judith se pinta sola para bailar y cantar, es la clásica mujer campechana. Para mi sorpresa hubo muchos hermanos que recordaron mi anterior participación. Una delicia este Encuentro. Y como siempre, los hermanos y hermanas de la Renovación --los servidores-- que trabajan como hormiguitas para que el Encuentro salga bien. Por supuesto que tuvimos el patrocinio y la presencia del Sr. Obispo Diocesano Dn. José Francisco González, joven y entusiasta pastor que sabrá guiar a su Iglesia particular por los caminos de la Evangelización y la solidaridad. También participó el P. Leo antiguo Asesor de Renovación. Tenemos la presencia de jóvenes, por ejemplo, de Ciudad Del Carmen, de los demás municipios y de la ciudad capital. Así es el Pueblo de Dios: unido en lo primordial, su amor por Dios.

La predicación

Aparte de una breve introducción, Prediqué tres temas:
1.- La Cuaresma y lo que nos pide el papa para este tiempo.
2.- La importancia de detener en el hogar la 'Apostasía silenciosa' de la que nos habló en su corto pontificado Benedicto XVI. Los ocho primeros años de la vida son los más importantes.
3.- Los Sacramentos de Sanidad: Reconciliación y Unción de los Enfermos.

Al inicio de todo se tuvo un momento de alabanza, animados por el Ministerio de Música (excelente). La hermana Judith (Coordinadora Diocesana) en verdad que nos mostró que para alabar al Señor, los años no cuentan mucho. Después les compartí la reflexión inicial y una cita bíblica que nos dio el Señor para su pueblo:

"Israel, pueblo de Jacob, ¿por qué te quejas? ¿Por qué dices: «El Señor no se da cuenta de mi situación; Dios no se interesa por mí»? ¿Acaso no lo sabes? ¿No lo has oído? El Señor, el Dios eterno, el creador del mundo entero, no se fatiga ni se cansa; su inteligencia es infinita. Él da fuerzas al cansado, y al débil le aumenta su vigor. Hasta los jóvenes pueden cansarse y fatigarse, hasta los más fuertes llegan a caer, pero los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse."   (Is 40,27-31)

Esta Palabra la verdad que ayudó a crear un ambiente de expectativas hermosas: Dios que nos dice estar al pendiente de nuestras necesidades y al tanto de nuestras angustias. Ayudó mucho a calmar angustias y desconfianzas. Esta palabra puso la tónica del Encuentro: Confianza en El Señor. Después El Señor nos corroboraría que en verdad esa palabra viene de Él.

El primer tema sirvió para situarnos en el tiempo que estamos viviendo, tiempo de preparación y reflexión. Recordamos que la Cuaresma tiene sus raíces en toda la Historia de Salvación y que la misma palabra viene del número CUARENTA que significa precisamente tiempo de penitencia. Y a propósito, el papa Francisco nos invita a hacer penitencia, pero no cosas extraordinarias sino volver a la caridad básica: hablar con el otro, saludar, visitar, ayudar en lo poco y cotidiano.

En cuanto al segundo tema, --Los tiempos de la apostasía silenciosa-- fue hacer hincapié en lo que estamos actualmente viviendo. Por supuesto que insistí en la importancia de la educación en los valores humanos y cristianos de nuestros niños en los primeros 8 años de vida. Hubo gran receptividad hacia la formación dada. Muchos padres y madres de familia vieron que falta encauzar el gran amor que tienen por sus hijos: formar en los valores y el amor a Dios y al prójimo. La formación de los niños en el hogar es la tarea más urgente.

Y viene el tercero: Les hablé a los hermanos de unas citas bíblicas muy importantes y significativas, sobre todo en referencia a los sacramentos (Jn 20,19-23; Sant 5 y IPe 1,18-19 sobre la eficacia de la sangre de Cristo). Quedó claro: La Reconciliación no es un 'invento eclesial' sino un Sacramento que --por eso es tal-- viene de Cristo. Claro también se trató en forma amplia el Sacramento de la Unción de los Enfermos. Un regalo de intercesión por los enfermos y no sólo un 'adiós para los moribundos'.

Jesús Sana a los enfermos

Claro que una afirmación así no es sorpresa para quienes estamos en la Renovación y para muchos hermanos más. Incluso en algunas de las otras iglesias (en especial las congregaciones pentecostales y bautistas) esta afirmación es de lo más común. Sorprende saber cómo hay sacerdotes que afirman en forma categórica que eso de las sanaciones es algo falso. Habría que irse a lo científico. Si, exámenes médicos que corroboran que un milagro ha ocurrido. Aquí ya no se trata de 'opiniones' ni de disimuladas 'cacerías de brujas'. Habrá que ver con la persona que estaba enferma y después de que Jesús la sanó ya no lo está.

En tres momentos se hizo oración para pedirle a Jesús que sane a los enfermos. Y dieron testimonio algo así como 80 personas. Vidas tocadas y cambiadas por El Señor. ¿De qué sanó Jesús en este Encuentro de Renovación a sus hijos e hijas ?. Hubo testimonios varios: una hermana que no veía nada con el ojo izquierdo, una hermana que no podía mover su cuello, un joven que no se podía sostener en pie por sí solo, una hermana que tenía meses sin dormir, una anciana que sentía fortísimos dolores en su estómago, un hermano que sentía un fuerte dolor en el pecho, etc, etc.

Jesús sigue estando vivo... Y sigue interesado por su Pueblo. Y él sana... Aunque cada vez más sean los sacerdotes que blasfemamente afirman que no sana. Lo demostró en Campeche: Sigue siendo el mismo ayer, hoy y siempre.

Saludos a Pepito (José Inés) que es de mis tres equipos: De Jesús, de Las Chivas y del Barcelona (Barça!!!)

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.


19 de agosto de 2014

ORACIÓN DE ESPERANZA

Señor lléname de tu amor, para poder seguir caminando por la senda de la vida, a pesar de tropezar cotidianamente.

Lléname de tu amor, para conservar la esperanza a pesar de mis múltiples y a veces graves caídas, que me hieren y hieren a los demás, destruyendo la armonía que todos anhelamos.

Señor lléname de tu amor, para no caer en la amargura a pesar de que mi entrega parezca no hacer la diferencia ni en el mundo ni en la Iglesia ni en mi familia.

Lléname de tu amor, para no dejarme seducir por el cinismo despreocupado de aquellos para quienes la vida es sólo un juego, en el que lo único que importa es ganar aunque para ello haya que pisotear a los demás.

Señor lléname de tu amor, para que siga tratando a los demás con caridad y justicia a pesar de que nuestra existencia transcurre en un océano exuberante de abuso y prepotencia.

Lléname de tu amor, para que no imite la hipocresía estudiada y eficaz de aquellos que tienen en mente manipular y engañar con caretas que sorprenden a los demás, pero nunca a ti.

Señor lléname de tu amor, para que nunca olvide que tú eres el que da el éxito aún en las cosas más pequeñas.

Lléname de tu amor, para que el dinero no sea mi dios a pesar de que en apariencia es más visible y notable que tu providencia y poder.

Señor lléname de tu amor para que no me sienta abandonado a pesar de que he perdido a muchos seres queridos –familiares y amigos– cuya ausencia aún sufro; que recuerde que Tú eres mi Padre, mi amigo y confidente.

Lléname de tu amor, para que las deficiencias y egoísmos de los demás jamás sean coartada válida para mi propia mediocridad.

Señor lléname de tu amor, para que comprenda que la vida cristiana no es sólo plegarias y buenos propósitos sino también –como Tú– incluso tener que padecer en la cruz. En la cruz de las incomprensiones, la ingratitud, la marginación y la insignificancia humana inevitable para aquellos que sólo somos hombres falibles y mortales.

Lléname de tu amor, para que comprenda que así como tomaste las vidas de Francisco de Asís, Ignacio De Loyola, Teresa de Ávila, Felipe de Jesús y Juan XXIII para hacerte de nuevo presente, así también puedes tomar mi vida para llegar a mis hermanos y transformar el mundo.

AMÉN

22 de mayo de 2014

LA GENERACIÓN LÍQUIDA



Charlando con el P. Fray Carlos Badillo O.F.M., amigo y ex-compañero de mis años de franciscano, gracias a su amena e interesante charla, me he topado con dos conceptos interesantes, que ya había oído de pasada pero sin profundizar: ‘El amor líquido’ y ‘La generación líquida’. El Padre Carlos, profesor en la facultad de Filosofía en Zapopan con los estudiantes franciscanos, ha seguido en contacto estrecho con obras recientes de Filosofía.

A medida que lee estas palabras, querido y escaso lector, ¿Qué idea le producen? ¿Qué recuerdos le evocan? ¿En qué piensa?. Abstrayendo un poco de los conceptos comunes, creo que fácilmente se puede pensar en lo contrario a una roca, a lo sólido. ¿Cierto?. Pues si, por aquí va la idea que nos ocupa en este breve escrito. Vayamos a nuestros tiempos de la Prepa… Recordemos nuestras clases de física cuando vimos las leyes de los fluidos, en especial las teorías de Boyle-Mariotte… Nos decían que los fluidos (líquidos y gases) no tenían forma determinada pues tomaban la forma de los envases que los contenían.

Veamos lo que nos dice la Wikipedia al respecto de la idea inicial: “    El Amor líquido es un concepto creado por el sociólogo polaco Zygmunt Bauman, desarrollado en su obra del mismo nombre. Versa acerca de la fragilidad de los vínculos humanos, para describir el tipo de relaciones interpersonales que se desarrollan en la postmodernidad. Éstas, según el autor, están caracterizadas por la falta de solidez, calidez y por una tendencia a ser cada vez mas fugaces, superficiales, etéreas y con menor compromiso. Aunque el concepto suela usarse para las relaciones basadas en el amor romántico, Bauman también desarrolla el concepto para hablar en general de la liquidez del amor al prójimo.” Lo característico es, entonces, la NO SOLIDEZ del amor.

No me cabe la menor duda: estamos en la época del amor líquido… Pero no sólo del amor, también de las convicciones y por ende de los valores líquidos: todo lo hemos devaluado y puesto en tela de juicio, no sólo los muy jóvenes. Cuando en el proceso educativo de los niños y adolescentes se permite que –para no tener problemas o salir pronto de situaciones difíciles– todo sea cuestionado y cuestionable, los estamos nosotros mismos introduciendo a esa tabla ética de valores fugaces y por ello no contundentes y mucho menos sólidos.

Veo difícil que alguien que tiene valores cristianos sólidos y claros quiera –en forma totalmente consciente– ser parte de esta realidad vital decadente y nociva, aunque atractiva (el no compromiso es el ‘plus’ de esta novedosa ética). Pero se va uno quedando ‘incluido’ en ella a medida que coopera con la misma, voluntaria o involuntariamente. ¿Qué tan válido es que lo que importe no sea por ejemplo el valor de la Misa en sí misma sino el cómo me siento o si estoy cómodo o no? ¿Qué tan válido es que lo que importe no sea el valor de la vida de un no-nacido sino el cómo se sienta la madre? ¿Qué tan válido es que lo que importe no sea el valor intrínseco del matrimonio sino el cómo se sienta uno de los cónyuges? ¿Qué tan sensato es que lo que importe no sea el valor de la vida misma sino los gastos que ocasiona a la familia y el sistema de salud la sobrevivencia de este anciano?

En el mundo joven, la situación no es muy diferente… Con nuestras faltas de consistencia en el proceso educativo –plagado de sentimentalismos huecos que acaban con la disciplina básica del hogar– ellos han aprendido que NADA es para siempre, sienten ser el ombligo del mundo… Las personas, cosas y situaciones “valen” según ellos ‘sientan’ o simpaticen. Pero es lo que les hemos enseñado… No hemos tenido tiempo para educarles ni con las palabras ni con la vida. Los padres de familia han encontrado ‘muy duros’ los valores, insufribles, ‘extremos’, para sus pobres hijos.

Vivir en una sociedad (familia, diócesis, orden religiosa, empresa, grupo…) en la que los paradigmas (valores universales) sean todo y cualquier cosa, menos sólidos, nos lleva necesariamente a la autodestrucción. Entonces –si se adopta este criterio de ‘liquidez’ de todo– no será ya válido educar en nada. Muchos ya lo hacen cuando argumentan: ‘… No vamos a bautizar al niño, que él decida cuando esté grande si quiere bautizarse o no, nosotros le damos la libertad de que crea en lo que quiera…’ Será bueno entonces no darle siquiera un nombre, se le puede conocer por el número de acta de nacimiento que le haya tocado (exagerado, ¿verdad?).

Y sí vivimos en una sociedad que ha decretado –poco a poco y tal vez sin darse cuenta– la ‘liquidez’ de todo, pues entonces ¿qué importancia pueden tener las enseñanzas de Cristo?. Nosotros como cristianos, no podemos ser cómplices pasivos y descerebrados de este auto holocausto que se va fraguando poco a poco frente a nuestras propias narices. Bien denunciaba Benedicto XVI, que el Hombre contemporáneo se ha convertido en ‘adorador’ y buscador compulsivo del bienestar. Proclamemos que el amor de Dios y la Salvación de Cristo son sólidos como la roca. Eduquemos en la incondicionalidad del amor de Dios, la paz y la compasión.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL

9 de noviembre de 2013

DEFENDER CON LA ESCRITURA EN LA MANO

NECESIDADES ECLESIALES DE HOY

¿PASTORAL Y APOLOGÉTICA?

AVANCES PASTORALES

Han pasado ya varios años –en el mundo de La Pastoral– en los que en nuestra Diócesis de Aguascalientes han adquirido ‘carta de ciudadanía’ conceptos tales como asamblea, consejo, programación pastoral, sectorizar, evaluar, prioridad, objetivos, calendarizar, etc. Y en todos los ámbitos se hacen programas y planes. Se ha avanzado sin duda, aunque lentamente; el camino se ha empezado a recorrer a pesar de las resistencias de no pocos laicos y sacerdotes que quieren seguir trabajando ‘como antes’. Todo ello nos ha hecho mejor Iglesia, a pesar de todo.

LA PLAGA DE LA ‘SIMULACIÓN PASTORAL’

Por desgracia también ha ido echando raíces un fenómeno (vicio) paralelo: la ‘simulación Pastoral’ que busca simplemente llenar evaluaciones y hacer creer que se trabaja bajo los nuevos lineamientos pastorales y teológicos, aunque no sea así. A veces ni siquiera se trabaja, no importan criterios viejos o nuevos. Cuando se habló de evangelizar en muchas parroquias se hizo UNA EVANGELIZACIÓN con una asistencia muy limitada y campechanamente se afirmó, que se había cumplido el reto de hacer de esa parroquia una comunidad ‘Evangelizada y Evangelizadora’ como lo pide el documento de “Aparecida”. Cuando se exigió la constitución y funcionamiento de consejos parroquiales, en muchas parroquias se ‘hicieron’ los consejos… Aunque no representan en verdad a los fieles, o no sesionan o lo hacen allá cada 6 meses… Y la transparencia en el manejo de los recursos, en la gran mayoría de los casos, sigue siendo una deuda de las parroquias y párrocos con sus fieles.

Y así por el estilo: en muchas parroquias SI EXISTEN LOS SECTORES, pero sólo en un plano; y se afirma que esa parroquia YA ESTÁ SECTORIZADA… Aunque sólo lo sepa el párroco… Y quien hizo el plano.

HACIA EL DESPEÑADERO DE UNA REALIDAD INSOSPECHADA

Mientras tanto, las realidades demográficas y sociológicas avanzan –en sentido contrario al deseable–, haciendo que nuestra Iglesia esté cada vez más abrumada… Y continúa perdiendo a muchos de sus hijos a manos del proselitismo fanático y sectario, y de la cultura contemporánea que ha logrado estigmatizarla como una institución enemiga del Hombre, porque no acepta las ‘agendas’ secularistas (aborto, divorcio, drogas, ideologías de género, ‘revisión’ del concepto de matrimonio, etc.)

Y seguimos –indolentemente– en nuestra ya conocida dinámica en la que conviven EN FORMA EXTRAÑA AUNQUE CONCERTADA el trabajo concienzudo de algunos con la simulación pastoral de no pocos. Y las ya mencionadas agendas secularistas, atizadas por políticos que buscan sólo votos y poder, siguen inexorablemente –en forma lenta pero segura– su SILENCIOSA IMPLEMENTACIÓN. Y ni siquiera alcanzamos a intuir –mucho menos a pensar– aunque sea en forma aproximada, lo que todo ello implica para el futuro de la Iglesia Católica Mexicana en el mediano plazo.

Es difícil desempeñar cargos en un ambiente en el que se ha perdido la auténtica identidad eclesial: no es fácil cuando se ha perdido el concepto de ser Iglesia y no meramente una ‘organización’ de promoción de una fe o credo x. Es necesario contemplar la Doctrina para no olvidar lo que somos, pero se impone ver la realidad –tal cual ésta es– para no quedarnos sólo en documentos y deseos a veces tan buenos como estériles, a los que falta el oxígeno y el agua de la honestidad y el sacrificio pastorales para en verdad dar frutos de vida eterna.

FRUSTRACIÓN, COMBUSTIBLE DE LA SIMULACIÓN PASTORAL

La mayoría de los pastores de la Iglesia –lo afirmo bajo mi propio riesgo y convicción– no han comprendido lo complejo de la situación actual. No alcanzan a intuir todo lo que hay detrás DE LA INDOLENCIA Y POCO INTERÉS EN LAS COSAS DE DIOS… NO SE HAN DADO CUENTA DE QUE NO SE TRATA DE FLOJERA SINO MÁS BIEN DE AUSENCIA DE UNA FE VERDADERA. Todo se atribuye a la pereza, a la televisión y la diversión. No alcanzan a percibir que se trata de algo mucho más grave: EL PROCESO DE TRANSMISIÓN DE LA FE HA QUEDADO TRUNCO. En las familias ya no se transmite la fe… Sólo hábitos o costumbres que pueden aceptarse o rechazarse, pensando que ello no afecta la cualidad interior y espiritual de la persona. La libertad (siempre buena en sí misma) es el excipiente (c.b.p) por medio del cual se suministra a los pueblos de hoy LA INDOLENCIA E INDIFERENCIA HACIA SU DIOS Y CREADOR. Esa indolencia lleva también el falso ropaje de liberalidad y cultura.

Ante la pobre respuesta, la mayoría de los pastores de la Iglesia opta por encerrarse en lo rutinario, pareciera que optaran por hibernar. La frustración pastoral lleva así a la simulación: NO SE AQUILATAN LAS CONSECUENCIAS DEL NO EVANGELIZAR Y NO CATEQUIZAR, y se escoge el camino del poco esfuerzo y la improvisación.

DEFENDER: REGRESAR A LOS RUDIMENTOS DE LA FE

Aún ante los propios documentos eclesiales (Vaticano II, Puebla, Santo Domingo, Aparecida) atreverse a hablar de Apologética podría parecer ir en reversa, ir contra el sentido de la Historia, las ‘tendencias teológicas’ y de algo tan cristiano como el Ecumenismo. Se da por hecho que los fieles ya han conocido y reflexionado profundamente sobre ‘El Depósito de la Fe’ a tal grado que la hace (a la Apologética) una materia con sello antidiluviano y arcaico. Se le considera como algo de mal gusto, como algo que habría que esconder.

A nuestros fieles les falta seguridad en lo que creen y lo que conocen de La Iglesia. NO LES HEMOS DADO ESA SEGURIDAD… Hoy más que nunca necesitamos aparte de evangelizar, instruir a los fieles en los conceptos básicos de la sana apologética, con matriz bíblica. Debemos regresar a la Apologética sólida y práctica… Mientras no lo hagamos, muchos de los fieles (los que se van a las sectas sobre todo) seguirán creyendo cosas tan absurdas como que los Sacramentos son inventos de los sacerdotes, que la Iglesia desprecia la Biblia y en las sectas la siguen al pie de la letra, que el Papa es sólo el jefe de la Iglesia pero no el auténtico sucesor de Pedro, que Dios prohíbe las imágenes cuando es tan sencillo demostrar que no es así, etcétera.

Me pregunto para qué sirven homilías con ‘tono ecuménico’ en una colonia popular cuando los protestantes y testigos de Jehová agreden (y a domicilio) a nuestros fieles, ridiculizándolos y tratándolos de idiotas manipulados. No creo que sirva mucho… Creo que más bien estorba. Y no se trata de llamar a la intolerancia sino al respeto y a formar en una eficaz instrucción en la fe. Esos que agreden a nuestra gente sencilla, ¿son dignos del nombre de ‘hermanos’ cuando con saña y mala fe lo que diseminan es odio, que hace lo suyo a falta de cultura básica cristiana? No creo.

Necesitamos formar en la apologética básica a nuestros fieles… Que sepan que nuestra Iglesia no es una iglesia ‘chafa y desechable’ sino la única fundada por Cristo y los Apóstoles hace casi dos mil años.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

22 de octubre de 2013

COREA, MÁS QUE SÓLO TECNOLOGÍA

COREA NO ES SÓLO SAMSUNG O HYUNDAI, TAMBIÉN ES IGLESIA CATÓLICA FLORECIENTE



La Iglesia católica en Corea del Sur ha pasado del 1% de fieles, al 10%, en apenas 50 años

Si la Iglesia católica fuera una empresa, hablaríamos de Corea del Sur como el mercado emergente más prometedor. Pero la Iglesia católica no es una empresa.

Y es por este motivo que la visita que llevó a cabo hace pocos días el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, el cardenal Fernando Filoni, fue muy interesante para entender cuál es la mirada con la que se ve desde Roma ese país que alguno definió como “el tigre asiático de la Iglesia”.

Balance de la Iglesia en Corea del sur
El motivo del viaje fueron los 50 años de la institución de la diócesis de Suwon, la segunda más importante del país después de la de Seúl, pero muchos de los encuentros que tuvo y de los discursos que pronunció el cardenal en el arco de una semana fueron también una oportunidad para trazar un balance más completo.

Es un balance que arroja cifras extraordinarias y que fue resumido por el mismo Filoni en el discurso que pronunció ante los obispos del país: “no podemos no sorprendernos por el crecimiento de las Iglesias particulares en las que el Señor les ha puesto. En 1949 la población católica de Corea rozaba el 1,1% y había solamente 81 sacerdotes y 46 parroquias; inmediatamente después del Concilio Vaticano II, la población cristiana aumentó a 2,5%, y a cincuenta años de ese evento, hoy, los católicos son el 10,3%, los sacerdotes más de 4600, los religiosos y las religiosas más de 10.000. Y también deseo expresar todo mi aprecio por los cientos de misioneros presentes en alrededor de 80 países, a través de quienes esta Iglesia responde generosamente al anhelo de la evangelización del mundo”.


…pero hay algunos peligros
Pero, justamente porque una Iglesia no solo vive de números, el cardenal no dejó de señalar algunos peligros ante los que incluso un catolicismo tan florecedor debe estar en guardia.

“En un país con elevada propensión tecnológica -dijo Filoni en el discurso a los laicos pronunciado en Seúl- un peligro está representado por la tendencia a la burocratización o al eficientismo, casi despersonalizando o despersonalizándose, según un estilo de tipo burocrático-administrativo, como si la Iglesia fuera una compañía de ganancias o una Ong pía, como ha advertido en muchas ocasiones Papa Francisco”.

Campaña Evangelization Twenty Twenty
Anotación que la agencia Eglise d´Asie -la agencia de las Missions Etrangéres de Paris, histórica presencia misionera en Asia- no dudó en comparar con la ambiciosa campaña Evangelization Twenty Twenty, promovida por la Conferencia Episcopal Coreana, que indicó el objetivo de llegar a alcanzar el 20% de católicos en la población total para 2020.

TOMADO DE RELIGIÓN EN LIBERTAD

7 de agosto de 2013

IDEALES

HERMANO SOL, HERMANA LUNA.

De nuevo vi la película ‘Hermano Sol, Hermana Luna’, por enésima vez en mi vida; la primera vez que la vi era tal vez el año de 1975 ó 1976, en el cine ‘Colón’ por el rumbo del Templo Expiatorio en Guadalajara. Una película ‘muy llegadora’ dirigida por el espectacular director Franco Zefirelli; protagonizada por actores que por desgracia se perdieron en el montón. Definitivamente esta es una de las películas que más me han tocado… Junto con ‘La Misión’, ‘La Novicia Rebelde’ (aunque se rían), ‘Un Bellísimo Verano’, ‘Campos de Esperanza’, ‘La Vida es Bella’, ‘Cinema Paradiso’, ‘El Padrino’ (las tres), ‘El Nombre de la Rosa’, ‘Baāria’, La Vida de Juan XXIII, La Vida de Paulo VI, etcétera.

Para los que no han tenido la dicha de verla, sólo les digo que su tema central es la vida de San Francisco De Asís. Nos presenta en forma tal vez cruda, una situación –siglo XIII– en la que la Iglesia está alejada de los pobres, en la que los obispos y los abades son auténticos señores feudales, los sacerdotes mediocres ‘trabajadores de la fe’ y el papa el hombre más poderoso del mundo: Inocencio III. Nos muestra un mundo envuelto en la guerra y la ambición. Es la edad feudal.

Para mi gusto es excesivamente breve la presentación del Francisco mundano, que se deja llevar por los ‘valores’ de la época. La sed de gloria y fama se contonea en los campos de batalla y se asienta –eso si como siempre– en el dinero producto de la opresión sobre los pobres y desamparados. La máxima aspiración de los jóvenes como Francisco es ser famosos por las guerras peleadas y ganadas. No alcanza la película a mostrarnos en forma convincente que el regreso de Francisco a su ciudad, abandonando la batalla, es producto de esa experiencia de Dios, en la que comprende que todos esos ‘valores’ son basura y lo que vale en verdad es lo contrario: La Paz, la humildad, la mansedumbre.

La película nos muestra a un Francisco romanticón, soñador y meloso, que todo lo ve impregnado de amor y de la presencia de Dios, sobre todo en los pobres, enfermos y débiles… Por desgracia no nos muestra que ese estado de optimismo desbordado es el resultado de una personalísima y radical experiencia de Dios; la situación y sucesos de aquellos años no podrían dar para tener una visión así, a menos que en verdad se estuviera inundado de Dios. Sólo los más agudos podrán ver que ese estado de alegría franciscana tiene que ver con Dios, cuando aparece la derruida capillita de San Damián que Francisco reconstruye.

No cabe duda de que Dios suscita los santos que su Iglesia necesita. Y esta película nos lo muestra en forma magistral. La situación de la Iglesia en ese siglo XIII no podría ser peor: una jerarquía totalmente divorciada del pueblo, un monacato aislado en una vida –salvo excepciones– totalmente desencarnada de las necesidades eclesiales; la jerarquía por desgracia más dada a las cosas del poder que a las tareas pastorales, unas clases populares rurales y urbanas abandonadas en la ignorancia y que eran presa fácil de las sectas (¿como ahora?). Francisco viene a ser –junto con sus frailes– una especie de intermediario, que evangeliza a los pobres, a los ricos… Y a la jerarquía eclesiástica misma. Su movimiento viene a rejuvenecer a la Iglesia y la salva de una verdadera catástrofe. Es el anti Lutero, quien años después dividirá a la Iglesia en forma lastimosa.

En fin, una película que bien vale la pena dar a conocer a los jóvenes y a quienes no la han visto. Una película que nos conviene ver a todos para renovar nuestros ideales…

‘Los ideales no son algo que les exigimos a los demás que vivan, sino algo que nosotros hacemos realidad viviéndolos’. P. Fray Guillermo Téllez-Girón Gil, OFM (QEPD).

Es hora de reciclar: películas, valores y héroes.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL

30 de julio de 2013

HACIA EL TERCER SÍNODO DIOCESANO DE AGUASCALIENTES

LA PASTORAL FAMILIAR EN LA DIÓCESIS DE AGUASCALIENTES

1. HECHOS SIGNIFICATIVOS

1.1. La familia desde siempre ha sido la célula básica de la sociedad. Y para nosotros los cristianos es, sobre todo, la iglesia doméstica en la que primero se enseña y vive la fe.

1.2. En los últimos cinco años –especialmente– se ha dado a nivel mundial una batalla cultural en la que –grupos secularistas– pretenden ‘modificar’ el concepto de familia, buscando se reconozca como tal, a cualquier conglomerado humano que reclame serlo. Las consecuencias morales, sociales, políticas y jurídicas de tal aberración son más serias de lo que aparenta ser ’sólo un mero reconocimento'.

1.3. Ha Aumentado, por diversas causas, exponencialmente el número de divorcios.

1.4. Los abortos ‘legales’ e ilegales aumentan día a día. Su legalización en el D.F. por ejemplo, no ha logrado disminuirlos sino al contrario los ha disparado. Los grupos feministas radicales y algunos políticos ultras de izquierda han inventado ahora el ‘derecho’ al aborto. Tal crimen ha pasado de ser un supuesto ‘mal necesario’ a una ‘opción y derecho’ de la mujer, en esta ideología –eminentemente atea e inhumana– que desprecia la vida del ser más vulnerable e indefenso: el no nato.

1.5. El número de madres solteras –y por lo tanto de hijos nacidos fuera de la estructura del matrimonio– ha aumentado en forma lineal.

1.6. La mayoría de los padres y madres de familia no se han dado cuenta de la importancia de la formación intensiva y cuidada de los hijos, en los primeros siete años de vida, adoptando por ello actitudes de descuido y desenfado ciego, que marcarán la personalidad de los hijos en la adolescencia y edad adulta. Muchos creen que amar y cuidar es sólo alimentar y sostener, RENUNCIANDO IMPLICITAMENTE AL FORMAR.

1.7. No se ha aquilatado –en el seno familiar– la importancia de la formación de los niños en los valores humanos y cristianos más elementales, como herramienta eficaz que predetermina –en forma decisiva–, el futuro y realización plena de las personas.

1.8. La mayoría de los padres y madres de familia están rebasados por lo anterior, renunciando a ejercer su autoridad hacia los hijos o bien yendo al extremo del maltrato inhumano. Y aquí está el caldo de cultivo de la violencia e impunidad en la que actualmente se debate nuestro país.

1.9. La Pastoral Familiar no ha podido ofrecer ayudas eficaces para la educación adecuada de los hijos. Se sigue viendo a sí misma –en muchas circunstancias– como ‘Pastoral conyugal’.

1.10 A pesar de su limitada eficacia –La Pastoral Familiar diocesana– puede contar con la riqueza que representa la vida y actividad de varios Movimientos eclesiales de laicos que se dirigen a la familia, y que la atienden en forma global o que tienen como objeto particular de sus trabajos a los novios, los adolescentes y/o los jóvenes.

1.11. Para algunos párrocos la formación prematrimonial es sólo un ‘requisito’ secundario, totalmente prescindible o inútil desde su punto de vista.

1.12. Aún cuando estudios científicos de dominio público demuestran que los anticonceptivos son factor decisivo en el incremento endémico de casos de cáncer y enfermedades ginecológicas, ha aumentado su uso indiscriminado.

1.13. Pero el más pernicioso de los ‘efectos secundarios’ de los anticonceptivos –aparte de su contribuir decisivo al aumento de casos de cáncer–, es el deterioro de la calidad de la relación de los cónyuges, que prescinde de la oportunidad de nutrir su significado en el recurso periódico de la abstinencia temporal, que fomentaría el aprecio y valoración del otro(a) como persona, en su riqueza que lo constituye en un Tú trascendente, con el que se puede construir –en relación íntima con Cristo– ese ‘Nosotros’, cimiento sólido de la familia cristiana.

1.14. Por desgracia la mayoría de las parejas de novios llevan –indebidamente– una vida sexual activa, limitando así la libertad y autonomía personal mutuas necesarias, para poder tener la posibilidad de decidir –con objetividad– sobre la idoneidad del otro(a) para vivir en un matrimonio durarero y feliz y –así– formar una familia con esperanzas fundadas de funcionalidad plena.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

26 de julio de 2013

¿QUÉ?

¿QUÉ TENDRÁ QUE PASAR SEÑOR?

Observo la situación de nuestra Iglesia desde hace años, y lamentablemente no veo realidades prometedoras, aunque si –como siempre– muchos signos de esperanza. Por desgracia –ahora rememoro– muchos de esos signos de esperanza de antaño se han convertido en pesadillas: algo no se hizo bien o simplemente la dinámica histórica nos arrolló.

No sé por dónde empezar. Son tantas ‘las piezas’ que tendrían que estar en conjunción para lograr algo… Es muy poco lo que UN sacerdote puede hacer, muy poco. A ratos ver todo lo que pasa y lo que no pasa se convierte para mi en una ‘agonía pastoral’. Afortunadamente hay satisfacciones que me dicen que ha válido la pena el trabajo hecho, el esfuerzo brindado.

La problemática no es menor: deserción de ‘católicos’ al protestantismo más silvestre, fanático y trasnochado; desprecio de los Sacramentos no sólo por laicos sino incluso por sacerdotes; vocaciones insuficientes al sacerdocio y vida consagrada; poca perseverancia en la vida matrimonial; un catolicismo popular que se va ‘ahuecando’ y quedando sólo en expresiones de religiosidad limitada y esporádica (ya Cristo no importa mucho… Importa san Juditas y San Benito con su medallita); implantación progresiva y silenciosa de la agenda secularista en la vida del país (aborto, drogas, divorcio, ‘matrimonio’ atípico, deshumanización de la sexualidad humana, marginación de Dios de la vida social y cultural, etc.).

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los ‘Planes Pastorales’ no se queden sólo en el papel, sino que vayan cristalizando en realidades transformadoras para una Iglesia local?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los laicos se den cuenta de que no son ‘clientes’ que pagan con ‘limosnas’ y solicitan servicios en la Iglesia sino discípulos-misioneros con la obligación de predicar a Cristo muerto y resucitado según sus posibilidades y condición?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los padres de familia se den cuenta de que ser eso (padres) va más allá de sólo alimentar, cobijar, aguantar y vestir a sus hijos y que también implica formar y educar en los valores de Cristo con el ejemplo y la palabra?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los Nuncios Apostólicos se den cuenta de que su papel no es sólo representar a la Ciudad del Vaticano ante los gobiernos sino estar atentos a la vida de las Diocesis, aún en cosas que no son tan importantes como la marcha de parroquias pequeñas o misiones en la serranía?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los obispos escuchen, amonesten y corrijan sin miedos ni cálculos políticos?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que quienes trabajan en las Curias diocesanas comprendan que su trabajo no es canonjía sino obligación de servicio eficaz?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los párrocos nos demos cuenta de que las parroquias que se nos confían no son de nuestra propiedad sino DE LA IGLESIA, y que daremos cuenta de nuestra administración?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los párrocos nos demos cuenta de nuestra obligación de pastorear a las ovejas, por las que deberíamos dar la vida: tener tiempo, escuchar, cuidar, exhortar?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los sacerdotes nos demos cuenta de que dar testimonio no es opcional sino fundamental?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los sacerdotes comprendamos que nuestro sacerdocio va más allá de sólo celebrar quinceañeras y bodas?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los sacerdotes nos demos cuenta de que deberíamos de ser los principales estudiosos y promotores de ‘La Palabra de Dios’?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los catequistas se den cuenta de lo importante de su labor en la vida de la Iglesia?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los jóvenes se den cuenta de que ser cristianos no es sólo ir a un grupo o coro un año o dos sino ser misioneros toda la vida entre sus amigos y compañeros?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los jóvenes se den cuenta de que ser cristianos es decisivo sobre todo a la hora de las decisiones más personales como el inicio o no de la vida sexual activa?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que las madres de familia se den cuenta de que ser ‘cómplices’ de sus hijos no es educar sino echar a perder?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los padres de familia se den cuenta de que su papel es primordial en la vida de su familia e hijos, y que no se trata sólo de dinero o miedo sino de estar ahí, formar y acompañar?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que padres y madres de familia se den cuenta de que los primeros años en la vida de sus hijos no son para ‘descansar’ sino para echar los cimientos de la identidad y autoconcepto del niño?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los padres y madre de familia se den cuenta de que de ellos es la obligación de evangelizar y catequizar a sus hijos en el seno de esa Iglesia doméstica que es la familia?.

Ya pasó, Señor, que nos bendijiste con la elección de un Papa que habla claro… ¿Y lo que falta Señor?.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.