9 de noviembre de 2013

DEFENDER CON LA ESCRITURA EN LA MANO

NECESIDADES ECLESIALES DE HOY

¿PASTORAL Y APOLOGÉTICA?

AVANCES PASTORALES

Han pasado ya varios años –en el mundo de La Pastoral– en los que en nuestra Diócesis de Aguascalientes han adquirido ‘carta de ciudadanía’ conceptos tales como asamblea, consejo, programación pastoral, sectorizar, evaluar, prioridad, objetivos, calendarizar, etc. Y en todos los ámbitos se hacen programas y planes. Se ha avanzado sin duda, aunque lentamente; el camino se ha empezado a recorrer a pesar de las resistencias de no pocos laicos y sacerdotes que quieren seguir trabajando ‘como antes’. Todo ello nos ha hecho mejor Iglesia, a pesar de todo.

LA PLAGA DE LA ‘SIMULACIÓN PASTORAL’

Por desgracia también ha ido echando raíces un fenómeno (vicio) paralelo: la ‘simulación Pastoral’ que busca simplemente llenar evaluaciones y hacer creer que se trabaja bajo los nuevos lineamientos pastorales y teológicos, aunque no sea así. A veces ni siquiera se trabaja, no importan criterios viejos o nuevos. Cuando se habló de evangelizar en muchas parroquias se hizo UNA EVANGELIZACIÓN con una asistencia muy limitada y campechanamente se afirmó, que se había cumplido el reto de hacer de esa parroquia una comunidad ‘Evangelizada y Evangelizadora’ como lo pide el documento de “Aparecida”. Cuando se exigió la constitución y funcionamiento de consejos parroquiales, en muchas parroquias se ‘hicieron’ los consejos… Aunque no representan en verdad a los fieles, o no sesionan o lo hacen allá cada 6 meses… Y la transparencia en el manejo de los recursos, en la gran mayoría de los casos, sigue siendo una deuda de las parroquias y párrocos con sus fieles.

Y así por el estilo: en muchas parroquias SI EXISTEN LOS SECTORES, pero sólo en un plano; y se afirma que esa parroquia YA ESTÁ SECTORIZADA… Aunque sólo lo sepa el párroco… Y quien hizo el plano.

HACIA EL DESPEÑADERO DE UNA REALIDAD INSOSPECHADA

Mientras tanto, las realidades demográficas y sociológicas avanzan –en sentido contrario al deseable–, haciendo que nuestra Iglesia esté cada vez más abrumada… Y continúa perdiendo a muchos de sus hijos a manos del proselitismo fanático y sectario, y de la cultura contemporánea que ha logrado estigmatizarla como una institución enemiga del Hombre, porque no acepta las ‘agendas’ secularistas (aborto, divorcio, drogas, ideologías de género, ‘revisión’ del concepto de matrimonio, etc.)

Y seguimos –indolentemente– en nuestra ya conocida dinámica en la que conviven EN FORMA EXTRAÑA AUNQUE CONCERTADA el trabajo concienzudo de algunos con la simulación pastoral de no pocos. Y las ya mencionadas agendas secularistas, atizadas por políticos que buscan sólo votos y poder, siguen inexorablemente –en forma lenta pero segura– su SILENCIOSA IMPLEMENTACIÓN. Y ni siquiera alcanzamos a intuir –mucho menos a pensar– aunque sea en forma aproximada, lo que todo ello implica para el futuro de la Iglesia Católica Mexicana en el mediano plazo.

Es difícil desempeñar cargos en un ambiente en el que se ha perdido la auténtica identidad eclesial: no es fácil cuando se ha perdido el concepto de ser Iglesia y no meramente una ‘organización’ de promoción de una fe o credo x. Es necesario contemplar la Doctrina para no olvidar lo que somos, pero se impone ver la realidad –tal cual ésta es– para no quedarnos sólo en documentos y deseos a veces tan buenos como estériles, a los que falta el oxígeno y el agua de la honestidad y el sacrificio pastorales para en verdad dar frutos de vida eterna.

FRUSTRACIÓN, COMBUSTIBLE DE LA SIMULACIÓN PASTORAL

La mayoría de los pastores de la Iglesia –lo afirmo bajo mi propio riesgo y convicción– no han comprendido lo complejo de la situación actual. No alcanzan a intuir todo lo que hay detrás DE LA INDOLENCIA Y POCO INTERÉS EN LAS COSAS DE DIOS… NO SE HAN DADO CUENTA DE QUE NO SE TRATA DE FLOJERA SINO MÁS BIEN DE AUSENCIA DE UNA FE VERDADERA. Todo se atribuye a la pereza, a la televisión y la diversión. No alcanzan a percibir que se trata de algo mucho más grave: EL PROCESO DE TRANSMISIÓN DE LA FE HA QUEDADO TRUNCO. En las familias ya no se transmite la fe… Sólo hábitos o costumbres que pueden aceptarse o rechazarse, pensando que ello no afecta la cualidad interior y espiritual de la persona. La libertad (siempre buena en sí misma) es el excipiente (c.b.p) por medio del cual se suministra a los pueblos de hoy LA INDOLENCIA E INDIFERENCIA HACIA SU DIOS Y CREADOR. Esa indolencia lleva también el falso ropaje de liberalidad y cultura.

Ante la pobre respuesta, la mayoría de los pastores de la Iglesia opta por encerrarse en lo rutinario, pareciera que optaran por hibernar. La frustración pastoral lleva así a la simulación: NO SE AQUILATAN LAS CONSECUENCIAS DEL NO EVANGELIZAR Y NO CATEQUIZAR, y se escoge el camino del poco esfuerzo y la improvisación.

DEFENDER: REGRESAR A LOS RUDIMENTOS DE LA FE

Aún ante los propios documentos eclesiales (Vaticano II, Puebla, Santo Domingo, Aparecida) atreverse a hablar de Apologética podría parecer ir en reversa, ir contra el sentido de la Historia, las ‘tendencias teológicas’ y de algo tan cristiano como el Ecumenismo. Se da por hecho que los fieles ya han conocido y reflexionado profundamente sobre ‘El Depósito de la Fe’ a tal grado que la hace (a la Apologética) una materia con sello antidiluviano y arcaico. Se le considera como algo de mal gusto, como algo que habría que esconder.

A nuestros fieles les falta seguridad en lo que creen y lo que conocen de La Iglesia. NO LES HEMOS DADO ESA SEGURIDAD… Hoy más que nunca necesitamos aparte de evangelizar, instruir a los fieles en los conceptos básicos de la sana apologética, con matriz bíblica. Debemos regresar a la Apologética sólida y práctica… Mientras no lo hagamos, muchos de los fieles (los que se van a las sectas sobre todo) seguirán creyendo cosas tan absurdas como que los Sacramentos son inventos de los sacerdotes, que la Iglesia desprecia la Biblia y en las sectas la siguen al pie de la letra, que el Papa es sólo el jefe de la Iglesia pero no el auténtico sucesor de Pedro, que Dios prohíbe las imágenes cuando es tan sencillo demostrar que no es así, etcétera.

Me pregunto para qué sirven homilías con ‘tono ecuménico’ en una colonia popular cuando los protestantes y testigos de Jehová agreden (y a domicilio) a nuestros fieles, ridiculizándolos y tratándolos de idiotas manipulados. No creo que sirva mucho… Creo que más bien estorba. Y no se trata de llamar a la intolerancia sino al respeto y a formar en una eficaz instrucción en la fe. Esos que agreden a nuestra gente sencilla, ¿son dignos del nombre de ‘hermanos’ cuando con saña y mala fe lo que diseminan es odio, que hace lo suyo a falta de cultura básica cristiana? No creo.

Necesitamos formar en la apologética básica a nuestros fieles… Que sepan que nuestra Iglesia no es una iglesia ‘chafa y desechable’ sino la única fundada por Cristo y los Apóstoles hace casi dos mil años.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

22 de octubre de 2013

COREA, MÁS QUE SÓLO TECNOLOGÍA

COREA NO ES SÓLO SAMSUNG O HYUNDAI, TAMBIÉN ES IGLESIA CATÓLICA FLORECIENTE



La Iglesia católica en Corea del Sur ha pasado del 1% de fieles, al 10%, en apenas 50 años

Si la Iglesia católica fuera una empresa, hablaríamos de Corea del Sur como el mercado emergente más prometedor. Pero la Iglesia católica no es una empresa.

Y es por este motivo que la visita que llevó a cabo hace pocos días el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, el cardenal Fernando Filoni, fue muy interesante para entender cuál es la mirada con la que se ve desde Roma ese país que alguno definió como “el tigre asiático de la Iglesia”.

Balance de la Iglesia en Corea del sur
El motivo del viaje fueron los 50 años de la institución de la diócesis de Suwon, la segunda más importante del país después de la de Seúl, pero muchos de los encuentros que tuvo y de los discursos que pronunció el cardenal en el arco de una semana fueron también una oportunidad para trazar un balance más completo.

Es un balance que arroja cifras extraordinarias y que fue resumido por el mismo Filoni en el discurso que pronunció ante los obispos del país: “no podemos no sorprendernos por el crecimiento de las Iglesias particulares en las que el Señor les ha puesto. En 1949 la población católica de Corea rozaba el 1,1% y había solamente 81 sacerdotes y 46 parroquias; inmediatamente después del Concilio Vaticano II, la población cristiana aumentó a 2,5%, y a cincuenta años de ese evento, hoy, los católicos son el 10,3%, los sacerdotes más de 4600, los religiosos y las religiosas más de 10.000. Y también deseo expresar todo mi aprecio por los cientos de misioneros presentes en alrededor de 80 países, a través de quienes esta Iglesia responde generosamente al anhelo de la evangelización del mundo”.


…pero hay algunos peligros
Pero, justamente porque una Iglesia no solo vive de números, el cardenal no dejó de señalar algunos peligros ante los que incluso un catolicismo tan florecedor debe estar en guardia.

“En un país con elevada propensión tecnológica -dijo Filoni en el discurso a los laicos pronunciado en Seúl- un peligro está representado por la tendencia a la burocratización o al eficientismo, casi despersonalizando o despersonalizándose, según un estilo de tipo burocrático-administrativo, como si la Iglesia fuera una compañía de ganancias o una Ong pía, como ha advertido en muchas ocasiones Papa Francisco”.

Campaña Evangelization Twenty Twenty
Anotación que la agencia Eglise d´Asie -la agencia de las Missions Etrangéres de Paris, histórica presencia misionera en Asia- no dudó en comparar con la ambiciosa campaña Evangelization Twenty Twenty, promovida por la Conferencia Episcopal Coreana, que indicó el objetivo de llegar a alcanzar el 20% de católicos en la población total para 2020.

TOMADO DE RELIGIÓN EN LIBERTAD

7 de agosto de 2013

IDEALES

HERMANO SOL, HERMANA LUNA.

De nuevo vi la película ‘Hermano Sol, Hermana Luna’, por enésima vez en mi vida; la primera vez que la vi era tal vez el año de 1975 ó 1976, en el cine ‘Colón’ por el rumbo del Templo Expiatorio en Guadalajara. Una película ‘muy llegadora’ dirigida por el espectacular director Franco Zefirelli; protagonizada por actores que por desgracia se perdieron en el montón. Definitivamente esta es una de las películas que más me han tocado… Junto con ‘La Misión’, ‘La Novicia Rebelde’ (aunque se rían), ‘Un Bellísimo Verano’, ‘Campos de Esperanza’, ‘La Vida es Bella’, ‘Cinema Paradiso’, ‘El Padrino’ (las tres), ‘El Nombre de la Rosa’, ‘Baāria’, La Vida de Juan XXIII, La Vida de Paulo VI, etcétera.

Para los que no han tenido la dicha de verla, sólo les digo que su tema central es la vida de San Francisco De Asís. Nos presenta en forma tal vez cruda, una situación –siglo XIII– en la que la Iglesia está alejada de los pobres, en la que los obispos y los abades son auténticos señores feudales, los sacerdotes mediocres ‘trabajadores de la fe’ y el papa el hombre más poderoso del mundo: Inocencio III. Nos muestra un mundo envuelto en la guerra y la ambición. Es la edad feudal.

Para mi gusto es excesivamente breve la presentación del Francisco mundano, que se deja llevar por los ‘valores’ de la época. La sed de gloria y fama se contonea en los campos de batalla y se asienta –eso si como siempre– en el dinero producto de la opresión sobre los pobres y desamparados. La máxima aspiración de los jóvenes como Francisco es ser famosos por las guerras peleadas y ganadas. No alcanza la película a mostrarnos en forma convincente que el regreso de Francisco a su ciudad, abandonando la batalla, es producto de esa experiencia de Dios, en la que comprende que todos esos ‘valores’ son basura y lo que vale en verdad es lo contrario: La Paz, la humildad, la mansedumbre.

La película nos muestra a un Francisco romanticón, soñador y meloso, que todo lo ve impregnado de amor y de la presencia de Dios, sobre todo en los pobres, enfermos y débiles… Por desgracia no nos muestra que ese estado de optimismo desbordado es el resultado de una personalísima y radical experiencia de Dios; la situación y sucesos de aquellos años no podrían dar para tener una visión así, a menos que en verdad se estuviera inundado de Dios. Sólo los más agudos podrán ver que ese estado de alegría franciscana tiene que ver con Dios, cuando aparece la derruida capillita de San Damián que Francisco reconstruye.

No cabe duda de que Dios suscita los santos que su Iglesia necesita. Y esta película nos lo muestra en forma magistral. La situación de la Iglesia en ese siglo XIII no podría ser peor: una jerarquía totalmente divorciada del pueblo, un monacato aislado en una vida –salvo excepciones– totalmente desencarnada de las necesidades eclesiales; la jerarquía por desgracia más dada a las cosas del poder que a las tareas pastorales, unas clases populares rurales y urbanas abandonadas en la ignorancia y que eran presa fácil de las sectas (¿como ahora?). Francisco viene a ser –junto con sus frailes– una especie de intermediario, que evangeliza a los pobres, a los ricos… Y a la jerarquía eclesiástica misma. Su movimiento viene a rejuvenecer a la Iglesia y la salva de una verdadera catástrofe. Es el anti Lutero, quien años después dividirá a la Iglesia en forma lastimosa.

En fin, una película que bien vale la pena dar a conocer a los jóvenes y a quienes no la han visto. Una película que nos conviene ver a todos para renovar nuestros ideales…

‘Los ideales no son algo que les exigimos a los demás que vivan, sino algo que nosotros hacemos realidad viviéndolos’. P. Fray Guillermo Téllez-Girón Gil, OFM (QEPD).

Es hora de reciclar: películas, valores y héroes.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL

30 de julio de 2013

HACIA EL TERCER SÍNODO DIOCESANO DE AGUASCALIENTES

LA PASTORAL FAMILIAR EN LA DIÓCESIS DE AGUASCALIENTES

1. HECHOS SIGNIFICATIVOS

1.1. La familia desde siempre ha sido la célula básica de la sociedad. Y para nosotros los cristianos es, sobre todo, la iglesia doméstica en la que primero se enseña y vive la fe.

1.2. En los últimos cinco años –especialmente– se ha dado a nivel mundial una batalla cultural en la que –grupos secularistas– pretenden ‘modificar’ el concepto de familia, buscando se reconozca como tal, a cualquier conglomerado humano que reclame serlo. Las consecuencias morales, sociales, políticas y jurídicas de tal aberración son más serias de lo que aparenta ser ’sólo un mero reconocimento'.

1.3. Ha Aumentado, por diversas causas, exponencialmente el número de divorcios.

1.4. Los abortos ‘legales’ e ilegales aumentan día a día. Su legalización en el D.F. por ejemplo, no ha logrado disminuirlos sino al contrario los ha disparado. Los grupos feministas radicales y algunos políticos ultras de izquierda han inventado ahora el ‘derecho’ al aborto. Tal crimen ha pasado de ser un supuesto ‘mal necesario’ a una ‘opción y derecho’ de la mujer, en esta ideología –eminentemente atea e inhumana– que desprecia la vida del ser más vulnerable e indefenso: el no nato.

1.5. El número de madres solteras –y por lo tanto de hijos nacidos fuera de la estructura del matrimonio– ha aumentado en forma lineal.

1.6. La mayoría de los padres y madres de familia no se han dado cuenta de la importancia de la formación intensiva y cuidada de los hijos, en los primeros siete años de vida, adoptando por ello actitudes de descuido y desenfado ciego, que marcarán la personalidad de los hijos en la adolescencia y edad adulta. Muchos creen que amar y cuidar es sólo alimentar y sostener, RENUNCIANDO IMPLICITAMENTE AL FORMAR.

1.7. No se ha aquilatado –en el seno familiar– la importancia de la formación de los niños en los valores humanos y cristianos más elementales, como herramienta eficaz que predetermina –en forma decisiva–, el futuro y realización plena de las personas.

1.8. La mayoría de los padres y madres de familia están rebasados por lo anterior, renunciando a ejercer su autoridad hacia los hijos o bien yendo al extremo del maltrato inhumano. Y aquí está el caldo de cultivo de la violencia e impunidad en la que actualmente se debate nuestro país.

1.9. La Pastoral Familiar no ha podido ofrecer ayudas eficaces para la educación adecuada de los hijos. Se sigue viendo a sí misma –en muchas circunstancias– como ‘Pastoral conyugal’.

1.10 A pesar de su limitada eficacia –La Pastoral Familiar diocesana– puede contar con la riqueza que representa la vida y actividad de varios Movimientos eclesiales de laicos que se dirigen a la familia, y que la atienden en forma global o que tienen como objeto particular de sus trabajos a los novios, los adolescentes y/o los jóvenes.

1.11. Para algunos párrocos la formación prematrimonial es sólo un ‘requisito’ secundario, totalmente prescindible o inútil desde su punto de vista.

1.12. Aún cuando estudios científicos de dominio público demuestran que los anticonceptivos son factor decisivo en el incremento endémico de casos de cáncer y enfermedades ginecológicas, ha aumentado su uso indiscriminado.

1.13. Pero el más pernicioso de los ‘efectos secundarios’ de los anticonceptivos –aparte de su contribuir decisivo al aumento de casos de cáncer–, es el deterioro de la calidad de la relación de los cónyuges, que prescinde de la oportunidad de nutrir su significado en el recurso periódico de la abstinencia temporal, que fomentaría el aprecio y valoración del otro(a) como persona, en su riqueza que lo constituye en un Tú trascendente, con el que se puede construir –en relación íntima con Cristo– ese ‘Nosotros’, cimiento sólido de la familia cristiana.

1.14. Por desgracia la mayoría de las parejas de novios llevan –indebidamente– una vida sexual activa, limitando así la libertad y autonomía personal mutuas necesarias, para poder tener la posibilidad de decidir –con objetividad– sobre la idoneidad del otro(a) para vivir en un matrimonio durarero y feliz y –así– formar una familia con esperanzas fundadas de funcionalidad plena.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

26 de julio de 2013

¿QUÉ?

¿QUÉ TENDRÁ QUE PASAR SEÑOR?

Observo la situación de nuestra Iglesia desde hace años, y lamentablemente no veo realidades prometedoras, aunque si –como siempre– muchos signos de esperanza. Por desgracia –ahora rememoro– muchos de esos signos de esperanza de antaño se han convertido en pesadillas: algo no se hizo bien o simplemente la dinámica histórica nos arrolló.

No sé por dónde empezar. Son tantas ‘las piezas’ que tendrían que estar en conjunción para lograr algo… Es muy poco lo que UN sacerdote puede hacer, muy poco. A ratos ver todo lo que pasa y lo que no pasa se convierte para mi en una ‘agonía pastoral’. Afortunadamente hay satisfacciones que me dicen que ha válido la pena el trabajo hecho, el esfuerzo brindado.

La problemática no es menor: deserción de ‘católicos’ al protestantismo más silvestre, fanático y trasnochado; desprecio de los Sacramentos no sólo por laicos sino incluso por sacerdotes; vocaciones insuficientes al sacerdocio y vida consagrada; poca perseverancia en la vida matrimonial; un catolicismo popular que se va ‘ahuecando’ y quedando sólo en expresiones de religiosidad limitada y esporádica (ya Cristo no importa mucho… Importa san Juditas y San Benito con su medallita); implantación progresiva y silenciosa de la agenda secularista en la vida del país (aborto, drogas, divorcio, ‘matrimonio’ atípico, deshumanización de la sexualidad humana, marginación de Dios de la vida social y cultural, etc.).

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los ‘Planes Pastorales’ no se queden sólo en el papel, sino que vayan cristalizando en realidades transformadoras para una Iglesia local?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los laicos se den cuenta de que no son ‘clientes’ que pagan con ‘limosnas’ y solicitan servicios en la Iglesia sino discípulos-misioneros con la obligación de predicar a Cristo muerto y resucitado según sus posibilidades y condición?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los padres de familia se den cuenta de que ser eso (padres) va más allá de sólo alimentar, cobijar, aguantar y vestir a sus hijos y que también implica formar y educar en los valores de Cristo con el ejemplo y la palabra?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los Nuncios Apostólicos se den cuenta de que su papel no es sólo representar a la Ciudad del Vaticano ante los gobiernos sino estar atentos a la vida de las Diocesis, aún en cosas que no son tan importantes como la marcha de parroquias pequeñas o misiones en la serranía?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los obispos escuchen, amonesten y corrijan sin miedos ni cálculos políticos?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que quienes trabajan en las Curias diocesanas comprendan que su trabajo no es canonjía sino obligación de servicio eficaz?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los párrocos nos demos cuenta de que las parroquias que se nos confían no son de nuestra propiedad sino DE LA IGLESIA, y que daremos cuenta de nuestra administración?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los párrocos nos demos cuenta de nuestra obligación de pastorear a las ovejas, por las que deberíamos dar la vida: tener tiempo, escuchar, cuidar, exhortar?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los sacerdotes nos demos cuenta de que dar testimonio no es opcional sino fundamental?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los sacerdotes comprendamos que nuestro sacerdocio va más allá de sólo celebrar quinceañeras y bodas?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los sacerdotes nos demos cuenta de que deberíamos de ser los principales estudiosos y promotores de ‘La Palabra de Dios’?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los catequistas se den cuenta de lo importante de su labor en la vida de la Iglesia?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que los jóvenes se den cuenta de que ser cristianos no es sólo ir a un grupo o coro un año o dos sino ser misioneros toda la vida entre sus amigos y compañeros?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los jóvenes se den cuenta de que ser cristianos es decisivo sobre todo a la hora de las decisiones más personales como el inicio o no de la vida sexual activa?.

¿Qué tendrá que pasar Señor para que las madres de familia se den cuenta de que ser ‘cómplices’ de sus hijos no es educar sino echar a perder?, ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los padres de familia se den cuenta de que su papel es primordial en la vida de su familia e hijos, y que no se trata sólo de dinero o miedo sino de estar ahí, formar y acompañar?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que padres y madres de familia se den cuenta de que los primeros años en la vida de sus hijos no son para ‘descansar’ sino para echar los cimientos de la identidad y autoconcepto del niño?. ¿Qué tendrá que pasar Señor para que los padres y madre de familia se den cuenta de que de ellos es la obligación de evangelizar y catequizar a sus hijos en el seno de esa Iglesia doméstica que es la familia?.

Ya pasó, Señor, que nos bendijiste con la elección de un Papa que habla claro… ¿Y lo que falta Señor?.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

25 de junio de 2013

SAINT MARK'S PARISH

EVANGELIZAR FORTALECE LA FE Y ALEGRA LA VIDA

SAINT MARK´S CATHOLIC PARISH

Esta semana que pasó (del 17 al 22 del presente) en la Parroquia de Saint Mark de la Arquidiócesis de Chicago, prediqué una Evangelización Fundamental, a invitación expresa del P. Chuy Medina (Párroco de esta comunidad y amigo de muchos años).

Esta parroquia tiene varios rasgos que la hacen especial: la mayoría de sus fieles son puertorriqueños; hay muchos mexicanos, también hay una minoría de fieles anglosajones, su población ha venido a menos; una gran parte de los parroquianos que asisten son adultos (y la abrumadora mayoría son mujeres), los jóvenes son en verdad contados y -sobre todo lo que más preocupa- su subsistencia depende de la renta de un local que hace años fue una escuela católica. Serios retos pastorales para el P. Chuy, en verdad.

Llama la atención también que -en la esquina frente al templo parroquial- se encuentra una peculiar “ofrenda fúnebre”: hace unos meses mataron ahí a un líder de una banda (ganga en el lenguaje coloquial del Chicago hispano). Hay veladoras, flores, globos, letreros, que ponen los miembros de esa banda. La policía no deja de darse sus vueltas, todo el día pasan vehículos de integrantes de la misma organización.

UNA IGLESIA QUE ENVEJECE Y NO SE RENUEVA

El templo parroquial –por sus detalles de decoración y mobiliario– nos dice que conoció tiempos mejores, cuando era una parroquia muy viva y con multitudes en sus eucaristías y eventos. Jóvenes hay muy pocos en la Evangelización, aunque si se ven en las misas dominicales. Me llama la atención la familia de Melesio (Él y su esposa son de Michoacán) quienes cantan la Misa dominical de las 9 am; es toda la familia: incluye dos hijas y dos hijos… son el ejemplo de que sí se puede conservar la fe cuando ambos esposos lo quieren hacer y dan buen testimonio de coherencia cristiana.

Volviendo a la Evangelización, hay una participación entusiasta –aunque la verdad un poco desarticulada– que llega incluso a ser generosa. Y se ven pocos señores también. Llama la atención que la mayoría de las participantes son abuelas… Sí, lo he sabido escuchando con cuidado sus comentarios, consultas e inquietudes. La edad las delata. Una queja común: “mis nietos no vienen, mi hijo(a) nunca me hizo caso de traer a los niños y ahora ellos ya no quieren -por nada del mundo- venir ni siquiera a Misa”. Ahora estoy convencido: esta es la razón por la cuál parroquias como ésta se han ido diezmando. A sólo una cuadra de aquí hay una iglesia cerrada que servía a católicos de raíces polacas; a los alrededores de este vecindario también se pueden ver otras “iglesias que ya no son iglesias”. Parroquias que han tenido que cerrar y que son ‘Galerías de Arte" o guarderías, porque dejaron de ser viables, financiera o demográficamente. Triste en verdad.

FAMILIAS QUE HAN DEJADO DE LADO LOS VALORES MAS IMPORTANTES

Y no se trata de hacer un juicio crítico ni sumario, sino de explicar -y entender- qué es lo que ha pasado en los últimos diez o quince o veinte años. Por el tiempo que llevo de ser ‘observador no oficial’ de la realidad de la Iglesia Estadounidense, estoy persuadido de que la ‘Pastoral Hispana’ es algo que siempre está de moda y que siempre se queda corta. Se parece a la tan manida pastoral de adolescentes en México: TODOS COINCIDEN EN QUE HAY QUE IMPULSARLA, PERO SE QUEDA EN EL PAPEL Y EN EL CAJÓN DE LOS FRACASOS PASTORALES, MIENTRAS A LA IGLESIA SE LE ESCAPAN LOS PADRES Y MADRES DE FAMILIA DEL MAÑANA: LOS ADOLESCENTES DE HOY. Aquí pasa igual.

En un gran número de circunscripciones eclesiásticas de este gran país la así llamada pastoral HISPANA, muchas veces no va más allá de ayuda en aspectos legales a los migrantes y paliativos asistenciales. Pero es insuficiente a todas luces. En otras consiste en celebrar quinceañeras y hacer ‘algo’ el 12 de Diciembre y las Posadas. En otras diócesis se dan pasos como empezar a celebrar Misas en español… pero falta mucho… Y falta porque los otros grupos nacionales cuando llegaron a Estados Unidos (irlandeses, polacos, lituanos, alemanes, italianos, etc.) trajeron con ellos a sus sacerdotes y los hispanos no, aunque van llegando de alguna manera en números insuficientes.

No se ha podido llegar a fondo a -por ejemplo- la formación en los valores, por una multitud de factores, desde el omnipresente e innombrable racismo, pasando por el no saber con precisión qué hacer, hasta problemas de orden económico muy serios… Y muchas veces nuestros hispanos no contribuyen en verdad por irresponsabilidad o comodidad: ver siempre a la Iglesia como la madre rica que tiene que ayudar a sus fieles es lo que hace no se comprometan en forma responsable en su sustento y actividades.

Retomando el aspecto de las abuelas, concluyo que son sus hijos los que dejaron -poco a poco- de lado la fe. Seguramente estuvieron muy ocupados los adultos de esa generación, tratando de abrirse paso en un ambiente adverso. También, sin dominar el idioma, a los abuelos y abuelas, les fue IMPOSIBLE comunicar su fe. Y parece ser que la Iglesia tampoco lo hizo. Y así, tenemos a una muchedumbre de católicos “nominales”… que se sienten tal vez identificados con esa “etiqueta” pero nada más. Por ende, sus hijos (los hijos de los hijos) han crecido tal vez sin una educación en la fe. Demasiado ocupados en hacerse de un lugar en este país, envueltos en la cultura contemporánea de no someterse a reglas, a límites y con mucho esfuerzo consiguiendo -en el mejor de los casos- las herramientas de la educación profesional. Hasta se puede afirmar que muchos se han “quitado” -como si esto fuera posible- su ser hispanos y católicos, pues en este país ambas cosas de alguna forma estorban.

Por desgracia muchos de esos nietos están en serio enredados en la cultura de las bandas y sus secuelas. Pienso que tal vez los hijos se adaptaron tan bien a este país, aspirando a ser parte del “mainstream” que perdieron lo más importante: su fe. Recordemos que -aunque sea políticamente incorrecto lo que voy a decir- este país es ANTICATÓLICO. Sí, así lo demuestra la historia. Y a pesar de todo esto, la Iglesia norteamericana va creciendo. Ya de cada 5 norteamericanos uno dice ser católico, aunque no vaya ni siquiera a Misa.

EVANGELIZAR ES REVIVIR

La asistencia fue un tanto irregular. En resumen unos 85 asistentes diarios, con unos 50 que perseveraron todos los días. Estuvieron atentos y participativos. Como siempre con mi cantaleta básica: Dios nos ama, Cristo ganó para nosotros la salvación, los sacramentos todos vienen en la Biblia, María es importante porque es la madre del Señor, nuestra Iglesia es la única fundada por Cristo y los Apóstoles y no por un gringo, necesitamos al Espíritu Santo… Esa cantaleta básica causó furor, como que sí nunca lo hubieran escuchado antes… Les dio seguridad y certezas. EXCELENTE dice un amigo.

VOCACIONES

Alienta ver que hay un grupo de monaguillos que va creciendo; alienta que dos de ellos han manifestado querer en un futuro ir al Seminario. Seguramente el buen testimonio del P. Chuy actual párroco y del anterior tenga mucho que ver con ese querer entregarse a Dios en la vida sacerdotal. Alienta que Humberto -de sólo 4 años- quiere ser sacerdote y lo ve como ahora los niños ven a los superhéroes: con admiración.

TRANSFORMACION

Conforme van pasando los días voy viendo cómo el ambiente se va animando, cómo las caras van tomado un “tinte” de esperanza. Los comentarios que me hacen dan a entender que la Evangelización les ha abierto la mente… y el corazón. Lo reafirmo: el pueblo evangelizado camina con mayor CERTEZA Y ENTUSIASMO EN LA FE RECIBIDA EN LA UNICA IGLESIA FUNDADA POR CRISTO Y LOS APOSTOLES: NUESTRA IGLESIA, LA IGLESIA CATÓLICA.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

8 de junio de 2013

INCONGRUENCIA EN LA INTERPRETACIÓN 'LITERAL'

BORDEÓ EL ATEÍSMO, fue pentecostal… y volvió a la Iglesia católica en una eucaristía especial

TOMADO DE RELIGIÓN EN LIBERTAD

“¿Los judíos creen en Jesús?”.

Una “absurda pregunta” como ésta fue la chispa necesaria para despertar en Shane a los 13 años una profunda crisis de fe.

Había acudido a visitar una sinagoga como parte de su programa de estudios en el colegio. La pregunta la formuló un compañero de clase al rabino, y al profesor de Religión se le salieron los ojos de las órbitas. Sin embargo, este hecho y la respuesta del rabino desencadenaron una serie de pensamientos que cambiaron por completo la vida y la perspectiva de Shane.

“Crecer en una familia cristiana y asistir a una escuela católica no me dio nunca muchas oportunidades de ponerme en contacto con otros sistemas de creencias”, comienza, “me di cuenta de que yo nunca había conocido a alguien que no creyera en Jesús o al menos basara su vida en un sistema de creencias que lo incluyera de una u otra manera”. «»

Así que, admite, “la pregunta de mi compañero realmente no era tan estúpida después de todo”.

“Cuanto más leía, más preguntas”

Los padres, de educación y vida católica, recibieron esa noche un aluvión de preguntas de Shane: ¿Por qué creéis en Jesús? ¿Cómo sabéis que era el Mesías? Si Él era el Mesías, ¿por qué creemos que es Dios también? ¿Cómo podéis estar tan seguros?

“Es una cuestión de fe, Shane”, le respondieron. “No es algo que se puede probar absolutamente, es algo que sabes en tu corazón”.

Hermoso y sincero, reconoce Shane … pero de ninguna ayuda para él.

Así que, en las siguientes semanas, Shane devoró la World Book Encyclopedia que estaba en su casa, leyendo todo lo posible sobre cristianismo y judaísmo.

También amplió su curiosidad al hinduísmo, el budismo y el islam.

Pasaba horas en la sección de Filosofía de la biblioteca local buscando autores “con autoridad”. Pero pronto se dio cuenta de las lagunas que existían entre ellos: mientras unos defendían la reencarnación, otros se reafirmaban en la resurrección; mientras unos hablaban de la gracia, otros abogaban por el karma; y así un largo etcétera.

“Cuanto más leía, más preguntas tenía para mis padres", recuerda.

Buscando la verdad

“Cuanto más buscaba respuestas, más me daba cuenta de lo importante que era encontrarlas. O Dios nos ha dado reglas para vivir, o no lo ha hecho. O las decisiones que tomamos tienen consecuencias eternas, o no las tienen. O el cristianismo era cierto, o millones de personas estaban perdiendo el domingo por la mañana. Si Dios era el Creador y Juez de todos, quería saber lo que deseaba de mí”, explica.

En poco tiempo, Shane pasó de cuestionarse cuál era la religión verdadera a preguntarse cómo podía estar seguro siquiera de que había un Dios.

La opción le parecía posible. Pero lo único que podía ver es que una vida fuera de Él significaba soledad y vacío: “Necesitaba saber si había un Dios que me amaba. Sólo quería saber si podía contar con ser amado. Si tuviera eso, estaría dispuesto a hacer lo que Él me pidiera sin importarme que la gente pensase que era un fanático religioso”

Dos pasos hacia delante, uno hacia atrás

Un día, Shane pasó por la cocina y decidió, una vez más, poner a su padre contra las cuerdas: “Papá, dime una vez más por qué crees en Jesucristo”, le dijo. “Shane, Jesús te ama tanto que llora por ti. Te quiere, pero tú no quieres volver a Él”, le dijo con el rostro entristecido.

Y en ese momento Shane pudo ver en el rostro de su padre al mismísmo Jesucristo, llorando por Él. “Me eché a llorar. Sucedió en un instante, fue como un flash en mi mente”, explica.

No era la clase de evidencia que había estado buscando -objetiva, verificable, libre de emociones- y sin embargo era personalmente innegable. Han pasado más de veinte años desde ese día y sigo sintiendo las repercusiones”, admite.

Desde ese momento, Shane tuvo el convencimiento de que Jesús de Nazaret estaba vivo, corporal y espiritualmente vivo, y que le amaba.

Con evangélicos y pentecostales

Su hambre de conocer se hizo aún mayor y empezó a leer libros de Billy Graham, fundador de una escuela evangélica, y de Hal Lindsey. “Lindsey me convenció de que la Iglesia católica había malinterpretado seriamente el modo en que Jesucristo nos salva”, explica.

En pocos meses Shane estaba acudiendo a reuniones con los Pentecostales, fascinado por su energía y su carisma, por la música y el ambiente.

“¡La falta de inhibición que las personas sentían al regocijarse ante Dios era tan diferente de mi experiencia de la misa católica hasta ese momento! Veía a los católicos atrapados en lo externo: confesión, la Virgen María, el Papa… Me parecían obstáculos directos para la relación con Dios. En la iglesia pentecostal a la que acudía no había normas ni obligaciones, ni siquiera no acudir a Misa era un pecado, para ellos la Biblia debía ser interpretada literalmente”.

Sin embargo, Shane también encontró una gran inconsistencia en esta iglesia: “La única doctrina católica que nunca dudé fue la presencia de Jesús en la Eucaristía. Me sorprendió que esta iglesia pentecostal no confesional, tan literal en su interpretación de otros pasajes de la Biblia, se se mostrara inconsistente en éste: Éste es mi cuerpo, ésta es mi sangre”.

La primera Eucaristía real

Un viernes Shane fue, como tantos otros, a una Eucaristía católica. Sin embargo, ese día sucedió algo especial en la comunión. Sintió verdaderamente, y no sólo intelectualmente, que Jesús venía a él.

“Esta venida de Jesús es parte de la realidad de la Eucaristía, nunca lo había experimentado así”. A partir de este momento Shane se confirmó, fue aceptando una tras otra las verdades que proclama la Iglesia católica, se casó y hoy es padre de dos hijos.

“Lo que mi propia experiencia me ha enseñado es que en realidad no hay un conflicto entre la fe del credo o dogma y una relación viva con Dios. Donde está la Iglesia allí está el Espíritu de Dios, y donde está el Espíritu de Dios, la Iglesia y toda gracia”.

Shane Kapler cuenta su experiencia en el blog justacatholic.blogspot.com y además es autor de The God Who is Love: Explaining Christianity From Its Center (El Dios que es Amor: Explicar el cristianismo desde su centro).

13 de mayo de 2013

LA VOCACIÓN SACERDOTAL

EL, QUIEN TODO LO TIENE, TE HA LLAMADO PORQUE TE NECESITA.



LA VOCACION SACERDOTAL

PARA HÉCTOR

Vengo hacia Puerto Vallarta, junto con la mayoría de mis compañeros de grupo del seminario… Somos Artemio Calvillo, Moisés Guardado, Higinio Javier, Carlos Alberto Alvarado, Pedro Mario Covarrubias, Manuel Sandate, Eliseo Aréchiga, José de Jesús González, Javier Guerrero y su servidor. Se nos unirá Toño Salcido de Cd. Juárez. En unos días celebraremos nuestro XV aniversario de Ordenación Sacerdotal. Es de noche. Siempre cuando vamos por carretera nunca duermo, porque me gusta aprovechar el tiempo para pensar, rezar, leer, escuchar música o simplemente ‘ver’ el paisaje y así ‘conocer’ por donde vamos pasando, aunque sea en esa forma tan limitada.

Recuerdo muchas cosas que tienen que ver con tu vocación: cómo siempre ibas a Misa dominical con tu familia, cómo de repente te ‘apareces en un coro’ y perseveras por un buen tiempo, tu celo apostólico, cómo un dia sale el tema y te atreves a dejar tu trabajo para entrar al pre-seminario, tu admisión y paso por el Curso Introductorio y la etapa en la que estás. por supuesto que recuerdo muy vivamente nuestra muy reciente conversación de ayer domingo. Me entristece lo tratado, pero no me sorprende… Te dije algo así como ‘se acabó la luna de miel, bienvenido a la realidad’. Cuántas veces yo he pasado por situaciones parecidas… Muchas… Muchas en verdad.

Tendría que decirte –aunque se escuche como la frase de cajón de un autosuficiente desubicado– sabía que esto tendría que pasar, pero te soy sincero: duró mucho más de lo que pensé. En esos momentos de viaje carretero tranquilo, estuve también recordando las pláticas y consejos espirituales –que añoro– de algunos sacerdotes ejemplares que tuvieron mucho que ver en mi vocación: P. Alfonso, P. Galileo, P. Toño Porres, P. Abundio, P. Cubillas, P. Juan Martínez, P. Chuy Estrada y por supuesto el P. Memo Téllez-Girón. De todos ellos siempre escuché –condensando– que una vocación es algo QUE VIENE DE DIOS; Que El llama ‘a los que Él quiere’ y da la capacidad para el seguimiento; Que sí llama su predilección es irrevocable… Nunca olvidaré el apoyo de sacerdotes como el P. Cornelio Moya, Fray Rubén González, P. Chuy Espinosa Regalado, P. Samuel Silva, P. Ricardo Martín Del Campo, P. Juan Manuel Muñoz, P. Ricardo Cuéllar y P. Luis Manuel Macías… También recuerdo a religiosas que me apoyaron como las hermanas Ma. De La Luz y Ma. Guadalupe Mier Hernández.

Mi vocación –querido Héctor– necesitó apoyos y aliento: sólo no hubiera podido. Y mira que mi camino vocacional fue muy accidentado pues yo había soñado con ser misionero en Japón y llegué sólo hasta Aguascalientes. Empecé siendo franciscano y resulté ser felizmente diocesano. Ya pronto serán veinte años de que llegué a esta querida Diócesis para concluir la Teología y ser ordenado diácono y luego sacerdote.

Te escucho –volviendo a nuestra plática del domingo– y está ‘la mar de claro’ que lo que está a discusión no es si eres llamado; dudas de esas no hay, el asunto en sí mismo es ‘la brecha’ entre el ideal de seguir a Cristo en el sacerdocio y un cúmulo de limitaciones humanas que parecieran hacer iluso –por aparentemente imposible– este seguimiento. No está a discusión si lo quieres seguir y responderle, sino si será posible seguirlo ante una serie de complicaciones que poco o nada tienen que ver con –precisamente– ese seguimiento. Asuntos y cosas ‘colaterales’, no lo olvides. Y te repito esa frase del P. Guillermo Téllez-Girón: ‘Un ideal no es algo que Tú les exiges a los demás vivan, sino un valor que haces realidad al vivirlo’. Y también te digo –señalando una imagen del crucificado que está sobre mi escritorio– ‘Él te necesita’.

Mientras escribo esto, escucho los gritos alegres de mis compañeros allá en la alberca (Héctor ya somos cuarentones) y pienso en que ya no somos aspiración ni sueño, sino realidad. Y paradójicamente hemos de seguir ‘soñando’ con alcanzar a Cristo, para que el ideal siga latiendo en nosotros y podamos seguir luchando por encarnar sus valores en nuestras parroquias y ocupaciones ministeriales.

Y me queda claro Héctor: muchos no te conocen, pues confunden tu mansedumbre con pasividad o incapacidad de reaccionar; repito, NO TE CONOCEN y por ello no te pueden valorar. Y la respuesta a los retos será siempre a la medida de tus posibilidades; quien te llamó te ha dado lo necesario para seguir: responde con un si que se renueve todos los días.

Volviendo al viaje Aguascalientes-Vallarta, mientras nuestro minibus sigue avanzando –tragando metros que se vuelven kilómetros– veo por las ventanillas y el parabrisas como ante mi mirada adormilada avanza un camino conocido y –al mismo tiempo en forma chocante– desconocido: ya he pasado antes por esta carretera, pero al mismo tiempo la veo como novedad y reto, pues es impredecible lo que pueda haber kilómetros adelante. Así es el camino vocacional Héctor: muchos lo recorren, muchos lo conocen, pero a fin de cuentas TU RECORRES TU CAMINO. Aprovecha la experiencia de otros, pero sabiendo que se trata DE TU RESPUESTA. No desistas pues ‘Él te necesita’, Él fue quien te llamó y a Él ha de ser tu respuesta. No te canses…

A lo largo del trayecto nos encontramos con lugares de descanso en los que nos paramos para descansar o comprar agua o algún alimento… Así es también en la senda de la vocación sacerdotal: encontraremos remansos de paz que nos ayuden a seguir caminando. Sigue, no desistas; creéme vale la pena. El te ha llamado. Gracias por responder, Tú eres mi relevo.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

27 de abril de 2013

CLÍNICA ABORTISTA: RASTRO DE TERCERA


Las atrocidades cometidas en la “Casa de los Horrores” del abortista Kermit Gosnell en Filadelfia




Apagón informativo de los grandes medios.

Está transcurriendo en EE.UU. el juicio al médico abortista Kermit Gosnell, por el delito de matar niños nacidos vivos, pero eso es sólo una parte de lo que se ha dado en llamar la “Casa de los Horrores”. Sin embargo los grandes medios del sistema en EE.UU. están realizando un apagón informativo sobre el tema, tratando de ocultarlo. Esta es una demostración más de cómo los grandes medios operan para desinformar.Los datos que surgen del juicio por homicidio al Dr. Kermit Gosnell  son tan horribles que, basándose en las descripciones, se podría asumir que son escenas de ficción de una película de horror.

LOS HECHOS

En enero de 2011 se informó de que Gosnell, de 72 años, un médico abortista con sede en Filadelfia, fue acusado de 8 asesinatos. Un informe de AP, proporciona sólo una breve descripción de las terribles acusaciones:
Un médico que proporcionaba abortos a las minorías, los inmigrantes y las mujeres pobres en una “casa de los horrores” clínica fue acusado de ocho cargos de asesinatos; de la muerte de una paciente y siete bebés que nacieron vivos y fueron muertos con tijeras, dijo la fiscalía.
El Dr Kermit Gosnell…. ganó millones de dólares durante 30 años, realizando tantos abortos ilegales tardíos como pudo, dijeron los fiscales. Los reguladores estatales ignoraron las quejas sobre él y no inspeccionaron su clínica desde 1993, pero no había cargos en su contra dados por la justificación de los plazos y la ley vigente, dijo el fiscal de distrito Seth Williams. Nueve de los empleados de Gosnell también fueron acusados.
Gosnell: "hacía un trabajo de inducción del parto, obligaba al nacimiento con vida de los bebés viables en el sexto, séptimo mes, octavo mes del embarazo y luego mataba a los bebés mediante una incisión en la parte posterior del cuello con unas tijeras y cortaba su médula espinal" dijo Williams.

EL DESCUBRIMIENTO DE LA ‘CASA DE LOS HORRORES

La llamada “casa de los horrores”, fue descubierta después de quejas relacionadas con drogas. Fue en 2010 cuando el FBI allanó las instalaciones después de informes de que analgésicos estaban siendo mal distribuidos. Pero en lugar de meras infracciones sobre la píldora, lo que las autoridades encontraron fue mucho más siniestro.
Cuando los funcionarios entraron, las condiciones de la clínica eran inimaginables, con fetos con los pies cortados almacenados sin razón en el interior del establecimiento, y con sangre salpicada todo alrededor, según informes.
Teniendo en cuenta estas condiciones horribles y la letanía de detalles adicionales que han surgido desde que el caso comenzó, muchos se preguntan por qué los medios de comunicación han sido tan silenciosos en informar.

LOS GRANDES MEDIOS NO CUBREN EL JUICIO

Los  grandes medios de comunicación nacionales han ignorado casi completamente el juicio por asesinato del abortista Kermit Gosnell.

Esto sólo puede explicarse como un apagón deliberado por la mayoría de los medios de comunicación a favor del aborto de una de las más grandes historias de 2013. Pero las grietas están empezando a mostrarse en el edificio.
Recientemente 21 líderes de los movimientos pro-vida y conservadores firmaron una declaración denunciando a las redes nacionales de difusión ABC, CBS, NBC y por no dar noticias sobre el juicio a Gosnell.
También ha salido a hablar un miembro del Congreso de EE.UU. y una columnista líder feminista.
“Sr. Presidente, su silencio es ensordecedor”, dijo el representante Scott Perry R-PA “¿Está tan ciego, que no puede llamar a esto como lo que es, algo que es censurable? Sea pro-vida o pro-elección, esto es censurable”.
“Es digno de su atención”, dijo. “Es digno de su liderazgo. Es digno de su dirección”.
“Los medios de comunicación no quieren hablar de ello”, agregó Perry. “Ni NBC, CBS, ABC, CNBC, ni Fox, y ni  los líderes de nuestra nación, ni el presidente”.
La semana pasada, luego de una gran presión sobre los medios del sistema por parte de millones de tweets, la comentarista liberal Kirsten Powers denunció también que no había excusa para la pretendida supresión de los medios en la cobertura de la horrible escenario abortista de la clínica, los supuestos asesinatos, y el tratamiento de los pacientes y sus familiares.
“Sea cual sea su posición sobre el aborto, esta es una historia de interés para todo el mundo”, dijo a Fox la conductora Megyn Kelly. “Esta clínica no había sido inspeccionada en 17 años.


RESUMEN IMPACTANTE

Este es un resumen de algunos de los detalles más impactantes de la historia:

1) Gosnell  supuestamente  trataba a sus clientes minoritarios con mucho menos respeto que a sus pacientes blancos. Teniendo en cuenta que fue nombrado, de acuerdo con la AP, en más de 40 juicios por mala praxis, el jefe de la clínica supuestamente llevaba a cabo abortos para mujeres caucásicas   en lugares más limpios (porque asumía que los blancos eran más propensos a quejarse de él).

2) Además de las acusaciones criminales que se libran contra Gosnell, ocho ex trabajadores de la clínica se han declarado culpables (algunos de asesinato en tercer grado) y han hablado en profusamente sobre las condiciones terribles en la clínica.

3) Una niña de 15 años de edad, supuestamente ayudaba a facilitar los abortos – incluyendo a los de los bebés potencialmente vivos – en la clínica. Ashley Baldwin, ahora de 22 años, dice que ella trabajaba casi 50 horas por semana. Aún más sorprendente, que ella supuestamente ayudaba a dar a las mujeres los medicamentos necesarios para el procedimiento, y al parecer ayudaba en todo. Baldwin dijo que vio a los bebés abortados moverse al menos en dos ocasiones después de abortos (en un caso, dijo que “el pecho se le movía”).

4) Gosnell supuestamente utilizaba personal inexperto y mal pagado para llevar a cabo casi 1.000 abortos cada año. El precio por un procedimiento en las horribles condiciones mencionadas era entre U$S 350 y varios miles, dependiendo de qué tan avanzado estuviera el embarazo. Los fiscales creen que él hizo millones por la práctica. Las autoridades afirman que la clínica facturaba alrededor de $ 15.000 por día.

5) Hablando de “inexperto”, los fiscales afirman, de acuerdo con The Gospel Coalition, que Gosnell no está certificado para trabajar en ginecología ni obstetricia.

6) En el informe al gran jurado, se dice que la clínica olía a orina y había manchas de sangre en el interior de mantas y muebles de la oficina. No es sorprendente que los instrumentos esterilizados fueran desconocidos en el interior del establecimiento. Y por alguna razón el Estado no había inspeccionado o incluso visitado la clínica desde 1993.

7) En marzo, Adrienne Moton, una asistente médica en la clínica, dio detalles escalofriantes sobre sus supuestas acciones de la clínica, alegando que ella cortó las espinas de al menos 10 bebés, ella dijo que otro trabajador – y el mismo Gosnell – hacían el mismo. Pero eso no es lo peor, Moton también afirmó que una vez mató a un bebé cortando su cuello con unas tijeras y después lo tiró en un inodoro, Moton se declaró culpable y ha estado en prisión desde 2011.

8) Otra ex empleada, Sherry West, compartió una historia más espeluznante.  Afirma que una vez fue llamada a la habitación de atrás de la clínica, donde los cuerpos de los bebés abortados se mantenían al parecer en un estante. Una vez allí, West escuchó a un bebé vivo gritar entre los cuerpos. El niño gritaba “realmente asustado”, le dijo a la corte. “No puedo describirlo. Sonaba como un pequeño alienígena”, dijo, señalando que ella previamente se refería a los bebés como “especímenes”, porque era más fácil manejar mentalmente lo que estaba pasando en la clínica.

9) Luego está la historia de Robyn Reid. Ella era sólo una adolescente de 87 libras cuando fue a la clínica en 1998. Acompañada por su abuela, que estaba buscando un aborto. Pero una vez que llegó a la oficina, Reid cambió de idea. Pero se informa que el médico supuestamente la obligó a abortar.
“Gosnell le arrancó la ropa y sujetó a la chica. Cuando recobró el conocimiento después de 12 horas en casa de su tía, ella descubrió que el aborto se había realizado en contra de su voluntad”.

10) “3801 Lancaster” es una serie documental que pone de relieve el horror encontrado en la clínica. Muchas de estas reclamaciones, entre otras, están cubiertas por los cineastas.

24 de abril de 2013

PARA REFLEXIONAR...

MUCHO MAS QUE UNA MONEDA



Aunque ya han pasado varias horas –casi un día– no puedo aún, aunque lo he querido, olvidar su carita triste y sorprendida. He cometido –inadvertidamente– un grave error.

Ayer viajé de Aguascalientes a Monte Escobedo, Zac., junto con un amigo Seminarista. Vine para visitar a mis tíos y primos. Y la intención es también, si se puede, visitar a una familia de Mezquitic, Jal. a la que quiero como propia. Para llegar hasta acá – desde Aguascalientes– hay que dirigirse primero a Zacatecas y luego pasar por Jerez y de ahí atravesar por Tepetongo, Huejúcar y finalmente Monte Escobedo. Este entrañable pueblo queda al pie de la Sierra Madre Occidental, en esta parte tan peculiar de la geografía nacional, en la que se entra y se sale –en cuestión de pocos kilómetros y minutos– entre los estados de Zacatecas y Jalisco. Es para mi en verdad placentero regresar una vez más y caminar por estas calles, plazas y parajes; así como visitar sus hermosas iglesias, observando la vida cotidiana de las personas de esta región, con la que estoy tan familiarizado y encariñado.

El camino es largo… Y no porque en realidad lo sea (menos de trescientos kilómetros) sino porque, la mera verdad, no me entusiasma en lo más mínimo el manejar… Además lo seco del paisaje hace que el recorrido aparente ser más pesado y difícil: no ha llovido aún. Sería mucho más cómodo (para mi) venir en autobús, sólo que se perdería mucho tiempo en las conexiones. La plática con Alex es amena y entretenida, pues como su antiguo párroco, lo conozco bien y hay además buena química y una amistad sólida.

Vamos recorriendo las carreteras y calles, observando las plazas y fachadas que ya nos meten o sacan de estos pueblos y ciudades; nos dejamos guiar por letreros y señales del camino; estamos alerta de la innumerable cantidad de topes que salpican las carreteras. Preferimos –porque no hay prisa alguna– entrar a las poblaciones que tomar los libramientos, para conocer (o reconocer) los puntos que vamos recorriendo. Se antoja ir siempre ‘pueblo adentro’. De pronto, en una esquina de la plaza principal de Jerez nos sorprende la inevitable luz roja del semáforo. Hacemos alto como corresponde. Por el lado del conductor se acerca –de pronto– un niño de no más de ocho años, bien armado con un atomizador y un artefacto limpia parabrisas… La verdad los míos están limpios, pues en la gasolinera los limpiaron muy bien… En repetidas ocasiones –desde detrás de los cristales cerrados– le digo con ademanes que no los limpie. Lo hace sin embargo. La verdad me irrita. ¡Bueno, ya qué! Queda peor que sí no los hubiera limpiado. Tal vez hizo lo mejor que pudo, apenas si alcanzaba los cristales. Pero eso me molesta. ¡Le dije que no! De todos modos voltea a verme esperando una moneda… Le doy una mirada dura. Me sorprende su mirada de profunda tristeza; por su mejilla izquierda, de su ojo entrecerrado, afectado con marcado estravismo, resbala una escasa lágrima… Veo su expresión –que ahora que ya ha pasado todo reconozco de dolor y humillación–… La luz cambia a verde, tengo que seguir. Arranco malhumorado.

Llevo el alzacuello y la camisa clerical. Peor. Tal vez por eso su mirada de profunda tristeza y decepción. Esperó –de seguro– en mí una reacción distinta al identificarme como ‘padre’. ¡Dios, no me porté con él como padre! Perdón de nuevo. Me porté como robot… lo traté como si fuera un elemento del ‘mobiliario urbano’ cual si fuera una lámpara o una cabina telefónica: fui hostil: no lo traté como persona. Esa reacción diferente que esperaba de mi, pues simplemente no se dio, no llegó. Perdón. Sí, tengo mis preocupaciones… Pero no me comporté como ‘padre’.

Reflexiono un poco. No puedo dejar de recordar su carita marcada por esa expresión de derrota lastimera, casi de duelo. ¿Cómo se llamará? ¿Tendrá papá? ¿Alguna vez su padre lo habrá abrazado con cariño? ¿Preferirá ‘limpiar’ vidrios en lugar de estar jugando? No lo creo. Me imagino su casa como un lugar donde falta todo, me pregunto cómo será su vida; me imagino que se llame Juan, José, Ricardo o tal vez más probable ‘Brayan’, como les ponen ahora a los niños. Lo más seguro es que su vida no sea en verdad ‘buena’, pues de lo contrario no estaría en una esquina tratando de ganar unas monedas. ¿Cuántas humillaciones al día iguales a la mía tendrá que vivir? No, no, el asunto principal aquí no es tanto si hay o no moneda de por medio. Ahora estoy seguro, el núcleo de esto es la actitud de los que nos cruzamos con este pequeño por esa plaza todos los días… O tal vez hoy está aquí y mañana acullá. Este niño no sabe nada del mundo conceptual de disciplinas tales como ‘autoestima o autoayuda’. Sin embargo –sin querer– he herido su pequeño e incierto mundo. No me deja de doler mi imprudencia, a pesar de que mi conciencia me consuela, diciéndome que falta en este acto una manifiesta voluntad –de mi parte– de hacer daño, para pode hablar de un pecado.

¿Qué futuro le espera a este pequeño? Ni su familia, ni el DIF, ni la Iglesia le han respondido, pues anda en la calle trabajando y exponiendo su integridad. Y sigo pensando y sintiendo: acumular humillaciones como ésta –o peores– lo más seguro, le hará tal vez en un futuro optar por la violencia… O por la depresión expresada en adicciones y conductas anti-sociales: sin querer y sin pensarlo he contribuido a que su mundo esté lejos de parecer un lugar mejor, que le ayude en su crecer como persona. Perdón.

En mi cabeza –un tanto revuelta– resuenan una y otra vez las palabras claras y precisas de Jesús: ‘Ay de aquel que sea motivo de escándalo para uno de estos pequeños…’ ¡Señor, por favor, prefiero no recordar lo que sigue porque es devastador!. Perdón. Y lo sé, ésto no es tanto asunto de moneda o no moneda, sino más bien de mi dureza, mi insensibilidad, mi falta de amor y de respeto hacia este pequeño. En forma egoísta y automática sólo pensé en mi, nunca en él. De nuevo perdón.

¡Lo sé! Perdón Señor otra vez, porque he apagado la mecha que aún humea… He roto la caña resquebrajada… He marchitado aún más un pobre corazón… ¿Qué importaría a fin de cuentas si el vidrio queda limpio o sucio? PERDÓN.

PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.