1 de enero de 2012

NOSOTROS LOS CRISTIANOS ANTE EL NUEVO AÑO

2012


MARÍA, ¿MADRE DE DIOS?

El primer día del año celebramos a María, bajo la advocación que la describe de manera más completa. Nos dirigimos a ella de muchas formas, le decimos por ejemplo, Reina de los ángeles, Reina de los mártires, Refugio de los pecadores, Salud de los enfermos, etc. Y lo es, pero el titulo más apropiado para ella es el de MADRE DE DIOS. Y partimos de un hecho muy sencillo; si ella es la Madre de Jesús y Él es Hijo de Dios —y por tanto Dios también—, luego entonces, no es descabellado llamarla Madre de Dios. Desde la Iglesia primitiva así se le ha venerado, y con ello se cumple su propia profecía, cuando inspirada por El Espíritu Santo proclama llena de gozo: “Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones” (Lc 1,48) Así, en este primer día del año, en la Iglesia la celebramos como Madre De Dios.

FIN DE UN AÑO, PRINCIPIO DE OTRO



Al llegar al final del 2011 y al principio del 2012, seguramente vienen a nosotros muchos pensamientos y recuerdos. Y lo acostumbrado, por lo general, será que digamos que el año que termina fue malo, que tal vez ha sido uno de los peores de nuestra existencia. Eso es lo que hemos hecho casi siempre a lo largo de nuestra vida. Y es que afrontamos muchos miedos e interrogantes: tenemos miedo de morirnos, de enfermarnos, de perder el empleo, de que le vaya mal a nuestra familia, de que nos pase lo que alguna otra persona sufrió en este año que termina. El futuro —siempre— se presenta cargado de un gran número de incertidumbres e interrogantes.

AMBIENTE DE PESIMISMO Y DESENCANTO, BASE PARA PUGNAR POR UN NUEVO ORDEN

Y Usted pensará que esta costumbre de queja generalizada y pesimismo es sólo uno más de nuestros malos hábitos sociales, como muchos otros que tenemos. Pero por desgracia, este tipo de ambientes, si bien toman elementos tan negativos como verdaderos de la realidad misma, también es cierto que son “atizados”, “vitaminados”, por grupos y movimientos con intereses muy definidos. A escala mundial, esta sensación de malestar y pesimismo, es cultivada, aunque Usted no lo crea, por el Movimiento secularista mundial (ateos) que cuenta con una agenda muy densa, agresiva y bien planificada.

Ellos buscan que la sociedad actual “se haga consciente de la crísis general” y por ello “cambie” y adopte sus pretendidos valores. Y precisamente la sensación extendida de que “TODO ESTA PEOR QUE NUNCA” es la base para su argumento de que lo actual “YA NO FUNCIONA ”. Y ¿qué es lo actual? bueno, pues una cultura con cierta influencia cristiana, la Iglesia, las iglesias, todo lo que pueda calificarse de cristiano. Y el argumento es “despierten, su Dios y su Cristo, su IGLESIA, no les han resuelto nada y no sirven, por eso hay que cambiar”. ¿Que es lo que ellos proponen? Proponen que la Moral con raíz cristiana la desechemos, que expulsemos a Dios de nuestras existencias y que busquemos nuestras soluciones y caminos, por nosotros mismos… Claro siempre guiados por ellos. Su argumento pareciera dictado por Jean Paul Sartre, filosofo ateo, que decía algo así como “Dios no existe, porque se define como bueno y vemos que la vida es dura y llena de injusticias y maldad; pero, si acaso existiera, sólo nos ha arrojado a la existencia y nos ha dejado abandonados a nuestra suerte. Si existe, es un ser malvado”.

Esa corriente de pensamiento quiere convertir en desechables los valores mas sagrados en los que creemos los cristianos: la vida, la solidaridad, la responsabilidad, el sacrificio, la caridad, el matrimonio, las obligaciones para con Dios. Definitivamente, si nos apartamos de Dios y nos desconectamos de Dios, viviendo sin orar, en forma superficial y apresurada, podremos llegar a la conclusión a la que estamos siendo conducidos, y diremos —como planean los ateos— o que Dios no existe o que se ha olvidado de nosotros y nos ha abandonado a nuestra suerte, en esta especie de selva que parece ser la vida.

Hagamos memoria y podremos darnos cuenta de que toda la vida hemos enfrentado retos y problemas. Seamos objetivos y tendremos que reconocer que hemos recibido muchas bendiciones de Dios; que en ocasiones nosotros hemos labrado nuestras lápidas, nuestras cargas, al tomar malas decisiones, al precipitarnos y no discernir, no pensar, no orar.

Se abre ante nosotros la puerta a un Nuevo Año; con Jesús no tememos. En Romanos 8,28 ss, nos dice San Pablo, que NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE DIOS. Nada, ni las tribulaciones, ni la muerte, ni las persecusiones, nada. Y también nos dice Jesús en el Evangelio de San Mateo, capitulo 28 versículo 20b “Y SEPAN QUE YO ESTARE CON USTEDES TODOS LOS DÍAS, HASTA LA CONSUMACIÓN DE LOS TIEMPOS”. Que venga el 2012.

PBRO. ROBERTO SANCHEZ DEL REAL

1 comentario:

  1. ...ni la suegra, ni los cuñados, ni el diezmo, ni las personas amarguis, ni las mechitas(chavas), ni el estres, nada nos podrá separar del amor de Dios jejejeje; muy bien el retiro Pater eperemos no sea el último que nos imparte; muy buena la reflexión en espera de la que sigue saludos...

    ResponderEliminar