27 de febrero de 2012

JESUS ESTÁ VIVO Y SIGUE SANANDO A LOS ENFERMOS

CHAMPOTÓN, CAMPECHE


Si, es el nombre de una población mediana que queda entre Cd. Del Carmen y Campeche, capital del estado del mismo nombre. Es una palabra Maya que significa “lugar de la mala pelea”. Ahí los indígenas vencieron facilmente a los Españoles conquistadores: triunfaron las flechas sobre las ballestas y arcabuces. Esta linda y pintoresca población, queda a orillas de la playa. Por ahi pasa la carretera --ribeteada de pintorescos restaurantes que ofrecen pescado en caldo o asado-- que corre de Cd. Del Carmen a la Capital. No se si tenga algo de particular esta pequeña ciudad campechana, pero, desde la primera vez que oí su nombre, me llamó mucho la atención.


Y, ¿Qué anda haciendo tan lejos el párroco del Señor De La Misericordia de la ciudad de Aguascalientes? Bueno, pues vine a predicar, porque me invitaron (seguramente que no hallaron más) y con gusto acepté; creo que El Señor me trajo por acá y le agradezco que fue en tiempo 'fresco'. Llegué el Jueves a Cd. Del Carmen, porque –aunque Usted no lo crea– hay más vuelos a este lugar que a la Capital del Estado. Aproveche para visitar a Jorge y Gisela, que son de mi Parroquia y andan acá en el exilio, por cuestiones de trabajo. Mera curiosidad. En pleno febrero estábamos a más de 35 grados Celsius. Normal para los campechanos pero algo difícil para un tapatío-hidrocálido, que aparte tiene que vestir un alba y casulla, uffffffhhhhh!!!


El autobús entra también a un pueblo pequeño que se llama Sabancuy, situado a la orilla de una laguna de agua salada, de la que sus habitantes extraen –no todos por supuesto– su sustento diario, a través de la pesca a pequeña escala. La mayoría trabaja en Cd. Del Carmen, en alguna actividad ligada a los servicios o al petróleo. Pertenece al municipio carmelita.


Cuando escribo esto, es porque acabo de terminar mi participación en el Encuentro Diocesano de la RCCES (Movimiento De La Renovación Carismática Católica en El Espíritu Santo) que se llevó a cabo, en Campeche capital, con motivo del XXXVI Aniversario del mencionado Movimiento. Vengo en un ADO, acompañado por mi ahijado Jorge Humberto quien –como ya mencioné– trabaja en Cd. Del Carmen, y quien no para de mandar mensajitos por celular a su novia Brenda, quien por cierto cumple años, allá en Aguascalientes, en el Infonvit-Morelos, en la Parroquia Del Señor De La Misericordia.


El Encuentro de Renovación –del 24 al 26 del presente– se llevó a cabo en el Estadio de Baseball “20 de Noviembre”, con una asistencia aproximada de mil setecientos católicos. La temática fue sobre Jesús La Palabra Eterna Del Padre. Tuvimos la participación de unos 3 grupos musicales católicos muy buenos, muy animados, y dos francamente tropicales, de esos que alaban a Dios con cantos tipo: María, María, de Nazareth/ está en la playa con San José/… tara tarara tarata, ta/ tara tarara taratataaaa/…


Uffffff! Está tan en serio el calor, que regreso semi-obscuro de la cara y brazos; ya cuando oigo por la calle: ¡Hola mi negro! Volteo rápido para saludar… Pero no me hablan a mi… Además, ¿Quién podría conocerme por estas tierras?. Como en la mayoría de los Encuentros de Renovación, en la parte del centro de la cancha hay una tienda de campaña grande en donde se levanta una capilla provisional para el Santísimo Sacramento. En verdad con este calor me imagino muchas cosas… Sonrio para mis adentros, cuando escucho en la pequeña y ardiente capillita el canto: Mi Jesús Sacramentado/ yo te adoro y te bendigo… Pues más bien deberían de cantar: Mi Jesús deshidratado/ yo te adoro y te bendigo… Si afuera son 36 grados adentro de la capillita son fácil ¡45 grados en pleno febrero!.


Los asistentes llegaron de muchos lugares de la cálida geografía campechana. La gran mayoría por supuesto integrados en grupos parroquiales. Coincidió –aunque no se llevaron a cabo en el mismo lugar esos eventos– este Encuentro con la Reunión de los catequistas de la zona pastoral correspondiente al sureste mexicano: de las diócesis de Campeche, Chetumal, Villahermosa y la arquidiócesis de Mérida.


El Asistente Diocesano de La Renovación en Campeche, el P. Leobardo Castillo, me comentaba con entusiasmo que cuentan con el apoyo decidido y paternal de su Obispo Mons. Ramón Castro Castro. Es muy importante que los hermanos de Renovación estén siempre en comunión con su Obispo –porque es SU Apóstol– y con su párroco porque es su colaborador directo. Sin comunión no hay Iglesia.


Volviendo al Encuentro de Renovación, las catequesis llevaron un tono de urgencia en cuanto a la necesidad de volver a la oración personal y el conocimiento de La Palabra de Dios, vía la lectura y meditación de la misma. En repetidas ocasiones los invité a leer la Escritura iniciando con el Evangelio de San Juan. Un capitulo por dia es bueno para empezar. A todos los hermanos les recordé también que NOSOTROS LOS CATOLICOS PERTENECEMOS A LA ÚNICA IGLESIA DE CRISTO Y SUS APÓSTOLES; QUE NUESTRA IGLESIA NO FUE INICIADA POR ALGUN GRINGO O CHINO, SINO POR EL MISMO HIJO DE DIOS Y SUS PRIMEROS SEGUIDORES, por lo que es la única que tiene casi Dos Mil años de historia… Vimos también --con Biblia en mano-- cómo TODOS LOS SACRAMENTOS FUERON INSTITUIDOS POR CRISTO en la Iglesia, para ayuda y salvación nuestra.


El sábado en la Misa y la Hora Santa oramos al Señor por los enfermos y –al final del dia antes de terminar las actividades– recibimos directamente de los hermanos y hermanas asistentes, micrófono en mano, muchos testimonios de sanaciones de uno u otro tipo (40 ó 60). Todos nos regresamos a nuestras casas con la fe fortalecida y ahora –tal vez más que nunca– convencidos de algo que siempre, en cada oportunidad y en muchos países, en sus numerosos viajes decía con insistencia el venerado y querido P. Emiliano Tardif: ¡JESÚS ESTÁ VIVO!.


PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias padre.. esto me sirvio para aclarar unas dudas que tenia..muy buen articulo =)

    ResponderEliminar
  2. muy bueno! xD ahora ya se lo que paso mientras yo estaba de guardia xD

    ResponderEliminar