12 de abril de 2010

CAMBIO DE ÉPOCA

SER CATÓLICO AHORA Y AQUÍ

EL ENTORNO CULTURAL MUNDIAL

Hemos escuchado mucho la siguiente frase. “Estamos, no en una época de cambios, sino en un cambio de época. Y expresar esto puede ser visto –por quienes se creen intelectuales-- como repetir algo demasiado obvio. La mayoría de las personas, por desgracia, NO HAN ENTENDIDO LO QUE ESTÁ PASANDO, NO SE EXPLICAN A QUÉ SE DEBE EL RÁPIDO DETERIORO DE LA VIDA FAMILIAR Y SOCIAL. La causa principal es ésta: Nos ha tocado vivir “un cambio de época”. Sí, “un cambio de época”, en el que los Medios de Comunicación masiva son el motor principal, para bien y para mal. Los padres de familia y los educadores no han estado a la altura PORQUE NO ENTIENDEN QUÉ PASA... han dejado que a casa entre todo.



Y este cambio de época, así como ha traído cosas positivas ha traído también cosas negativas. De las cosas positivas y buenas destacamos: La promoción de los derechos de la mujer y del niño, de los pueblos indígenas, rendición de cuentas, acceso a la información, promoción de la ecología, auge de la defensa de los Derechos Humanos, acceso más fácil a servicios de salud, programas de protección social, etcétera.

Por desgracia, también hay situaciones grotescas. Muchas de ellas se derivan de excesos: Feminismo exacerbado y “tutelado” en ocasiones por el Estado (tan nocivo como el machismo), abortos promovidos abiertamente en aras del “derecho de la mujer” (pero en detrimento absoluto del derecho a la vida de los no nacidos) y otras situaciones más. Una ballena tiene más oportunidad de sobrevivir que un bebé. El No al aborto NO TIENE QUE VER CON CUESTIONES RELIGIOSAS SINO ÉTICAS: El estado ha de tutelar los derechos del más débil: El no nacido en este caso.

¿Quién puede negar lo bueno de la lucha contra la discriminación racial? ¿Pero no estaremos ya en un racismo soterrado y casi invisible para el que no quiere ver? ¿Sólo los blancos podrán ser racistas? ¿No lo podrán ser también los negros y los indígenas? Hemos caido en “los otros extremos”. Quien lo niegue cierra los ojos ante las evidencias aplastantes.

Y en cuestión religiosa tenemos ahora que la intolerancia –digamos de la Edad Media-- está siendo institucionalizada del lado Musulmán (Repúblicas Islámicas por doquier que se hacen de la vista gorda cada vez que extremistas asesinan a un “infiel” católico ó protestante). Y aún más, habrá que cuestionarse si lo terrible del Holocausto infame contra el pueblo Judío le da derecho al Estado de Israel para masacrar a los Palestinos en su propia tierra. Y éstos también se sienten con derecho a matar judíos “en defensa propia”. ¿Todos queremos derechos pero por sentirnos víctimas rechazamos responsabilidad y tolerancia?



En ciertos países, no se puede publicar una caricatura del Profeta Mahoma porque los ofendidos “condenan a muerte al sacrílego” ¿Pero sí se puede ridiculizar a Juan Pablo II, Benedicto XVI o peor aún a Jesús sin que los que se sienten agraviados por ello tengan siquiera derecho a quejarse porque por ello son intolerantes?

La intolerancia ha vuelto al mundo cultural, religioso y político. Nunca se ha ido, sólo cambió de sentido. Cambió de época, pero sin cambio verdadero. No hay avances, ahora sólo hay intercambio de puestos: Los patos de antaño se vuelven escopetas y las escopetas del pasado son ahora patos. Parece que no avanzamos en la tolerancia.

No se debe discriminar a quienes dicen tener “preferencias sexuales diferentes” ¿Pero si está permitido y si es bien visto que ellos nos agredan y discriminen a los Católicos o Protestantes porque no estamos de acuerdo con ellos? La libertad de expresión ¿implica pisotear impunemente la dignidad humana exhibiendo las miserias reales o ficticias de quien está en desgracia --por lo que sea-- para ganar muchos pesos? Entonces los dueños de los Medios son ahora los todopoderosos. Son la “nueva burguesía” pero con todo y poder político y cultural: Dueños de todo. ¡Cuidado con cuestionarlos¡

¿Los Medios son ahora los que dicen qué es bueno y qué es malo? ¿Son los Medios la Nueva “Santa” Inquisición?

El cambio cultural estriba en poder cuestionarlo todo ¿pero sin poder ser cuestionado por los demás? Abramos los ojos. Ser católico ya no puede ser sólo ir a Misa, es tomar partido por Cristo y por su Iglesia, a pesar de ir contra la corriente. Y ¡Qué difícil y cansado es ir contracorriente¡


No hay comentarios:

Publicar un comentario