24 de diciembre de 2010

NAVIDAD...

FELIZ NAVIDAD


En la civilización materialista y egoísta en que vivimos, la felicidad siempre tiene que ver con recibir dinero o cosas... recibir amor --para el materialista-- es como recibir aire. Y para cada acontecimiento tenemos frases hechas que --ó expresan todo ó expresan nada-- según el caso y la intención.



Veamos la frase del momento --24 de Dic. de 2010-- que es "FELIZ NAVIDAD": Ésta, sin duda alguna, es una frase muy usada desde hace cientos y cientos de años. Y dependiendo de varios factores, bien puede ser una frase hueca o, por el contrario, una frase plena de sentido y significado. Desearle a una persona FELIZ NAVIDAD, --no felices fiestas, como dicen en gringolandia los secularistas, los que niegan la existencia de Dios abierta o discretamente-- es anunciarle al que nos escucha, o nos lee, que Dios ha enviado a su Hijo al mundo, PARA SALVARLO A ÉL Ó ELLA y a todos.

Desear también FELIZ NAVIDAD es invitar a los destinatarios de nuestros buenos deseos a "darse cuenta" de que son amados por Dios, al extremo de enviar a su Hijo Jesús para nuestra salvación. Si, quitémonos la errónea idea de que la salvación nos la ganamos porque somos muy buenos o muy esforzados. La salvación nos viene en virtud de Cristo... y lo que hacemos es aceptarla o rechazarla con nuestra vida y decisiones.

De ninguna manera desearle a alguien FELIZ NAVIDAD tiene que ver con augurios de recibir costosos o incluso necesarios regalos materiales. FELIZ NAVIDAD: Es como decirle al ser amado: ¡Qué afortunado eres de que nació Cristo por ti y para ti!. También es desear: ¡Por favor date cuenta de que hay motivos suficientes para que te sientas muy amado por Dios, a pesar de tus problemas, pobrezas o enfermedades!.

Para en pocas palabras "saber" en sí qué significa la Navidad, nos bastaría con comprender Jn 3,16: "Porque tanto amó Dios al mundo, que le envió a su único Hijo, para que todo aquel que crea no se pierda, sino que posea la vida eterna".

Así pues, si nos damos cuenta del tremendo amor de Dios para con cada uno y con todos, lo natural será que también nosotros --a la vez-- desbordemos nuestro corazón lleno de amor hacia los demás... en especial hacia nuestra familia --ahí empecemos-- seres queridos, conocidos y hermanos de la raza humana.

Él ya nació --en Diciembre ó en Enero, o cuando haya sido-- hace casi dos mil años, pero la felicidad de la Navidad es para nosotros. Si, celebrar la Navidad necesariamente es celebrar su cumpleaños, pero es sobre todo recordar que por su nacimiento nosotros somos inmensamente más felices que si nunca hubiera venido al mundo. Así pues, por su Nacimiento nosotros somos afortunados y llenos de bendiciones. FELIZ NAVIDAD a todos... y FELIZ CUMPLEAÑOS, SEÑOR JESÚS.

PBRO. ROBERTO SANCHEZ DEL REAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario