16 de septiembre de 2011

RELATOS PERUANOS 5

RELATOS PERUANOS # 5

PERÚ Y SUS MARAVILLAS

Ir al Perú, sin estar en Cuzco y Machu-Pichu, es como ir a Italia y no visitar Roma. De hecho, la mayoría de los turistas de todas las latitudes piensan en estos dos lugares, cuando de conocer el Perú se trata. Estos dos puntos de la geografía peruana están entre los 10 más visitados del mundo. Y la mayoría del turismo es europeo, no latinoamericano y mucho menos norteamericano.

A los norteamericanos los podremos encontrar sobre todo en los destinos de playa, no en lugares altamente culturales como un sitio arqueológico del estilo de Machu-Pichu o un lugar colonial y muy rico en expresiones culturales como Cuzco. Los peruanos están justamente orgullosos de sus riquezas. Sorprende ver cómo también los extranjeros sienten gran emoción y respeto al visitar Cuzco y Machu-Pichu… Saben que van a admirar la grandeza del Perú, y recorren esos lugares no sólo con curiosidad sino también con una actitud de inmenso interés.

CUZCO

Es una ciudad de aproximadamente un millón de habitantes. El viaje desde Lima fue vía aérea y Lan-Perú es la linea que más vuelos tiene. Sorprende saber que son algo así como 12 vuelos diarios (esos había cuando yo fui en 2009) para una ciudad de tal tamaño. Todos los vuelos van llenos hasta el tope. El aeropuerto es mediano, con mucho movimiento de pasajeros.Y uno observa cómo casi el 80 % de los visitantes son extranjeros; y del total de turistas, tal vez más de la mitad son europeos.

Cuzco está a más de 3000 metros de altura, pues recordemos que está al pie de los majestuosos Andes, que recorren Sudamérica desde la Patagonia. A las 3 ó 4 horas de haber llegado, se siente el efecto de estar a gran altura sobre el nivel del mar y duele la cabeza. Hay varios medios para paliar ese dolorcillo; el más popular es comerse unos 2 ó 3 dulces de coca; sí, así como leyó: dulces de coca, que son (al menos en esta parte del mundo y en amplias regiones de Bolivia) perfectamente legales. Y esos caramelos son hoja de coca lucen como simples caramelos, de esos de papelito y envoltura plástica que se venden a unos centavos. Claro que los de allá son más caros.

El centro de Cuzco es eminentemente colonial; sus calles serpentean en forma irregular; están pavimentadas con piedra. Se parecen mucho a las calles de ciudades mexicanas como Zacatecas, Guanajuato, Taxco y parte del centro de Querétaro. Siempre el ambiente es frío, tirando a helado. En la plaza principal sobresale la Catedral con sus torres achaparradas, pero muy sólidas. Los portales que circundan el área de la plaza principal son amplios y espaciosos y están llenos de comercios de lo más variado. Sus mercados son tradicionales y bien surtidos de toda clase de artículos comestibles, de vestir y artesanales. Y claro que el comercio ambulante está en grande, sobre todo lo que se refiere a artesanías de toda índole. Lo más común son los gorros tejidos del estilo propio de la región. Abundan los niños que ofrecen dejar tus tenis blancos más blancos que la nieve… Los míos se volvieron “ligeramente” azules (sospecho que el chico los “blanqueó” con una brocha que había usado en unos zapatos negros). Cada vez que veo mis tenis “azulitos” me acuerdo de Cuzco y de sus servicios turísticos. Si alguna vez quieres convertir tus tenis blancos en “azulitos” espérate y llevalos a Cuzco… Te quedarán muy bien.

No puedo pasar por alto lo majestuoso en todo sentido del convento franciscano. Su Iglesia es bella y solemne. Las imágenes que están expuestas a la veneración pública son antiquísimas y muy valiosas. Es increíble todo lo que uno puede admirar: Cristos de Marfil de las Filipinas, porcelanas de China, pinturas y retablos hermosos de autores europeos y americanos de tiempos de La Colonia, bellos trabajos en madera y plata. Es un verdadero tesoro; los frailes no se dan abasto y no cuentan con los recursos necesarios para restaurar estos tesoros. El convento cuenta con una de las pinacotecas más grandes de América. Por la falta de vocaciones, desgraciadamente, este convento está habitado por sólo 5 frailes franciscanos, que también pertenecen a la Provincia de “Los Doce Apóstoles”.

En esta ciudad se encuentran lo antiguo y lo actual. Las casas en donde viven sus moradores son —algunas— muy antiguas y otras de reciente manufactura. Aquí todo gira alrededor del turismo. Todo está enfocado a los servicios. No pecaría de exagerado al afirmar que esta podría ser descrita como una ciudad-museo. Este es lugar de encuentro también entre peruanos mestizos y peruanos indígenas de los varios grupos que en el país conviven.

No podemos hacer referencia al Perú sin pensar en los Incas. En verdad que la Historia no les ha hecho justicia pues poco se sabe sobre ellos. Bueno Por lo que escuché, aún los peruanos ignoran mucho sobre su propia historia. Y por supuesto que al decir Incas decimos “Machu Pichu”. El centro simbólico de esa civilización antigua.

MACHU PICHU CONTINUARÁ

PBRO. ROBERTO SANCHEZ DEL REAL.

1 comentario:

  1. Que padre Padre Roberto que haya conocido mi país saludos.
    Pavlov

    ResponderEliminar