27 de febrero de 2013

LA RENUNCIA DEL PAPA

VIAJES AEREOS EN TIEMPOS DE RENUNCIA DEL PAPA BENEDICTO XVI



Hoy es 27 de Febrero y voy –siendo las 14.22– rumbo a la Ciudad de México para de ahí enfilar hacia Cd. Obregón, Son. Visitaré a mis amigos (entre ellos al P. Salvador Nieves, Loly, Jacobo, Alma, Fernando, Loly…) y luego participaré –el 2 y 3 de marzo– en El Encuentro Diocesano de La Renovación Carismática Católica, que tendrá lugar en Navojoa, Son. La intención de mi participación es orar por los enfermos; espero que El Señor muestre su gran poder y misericordia. Voy en el vuelo 2635 de Aeromexico.

Llevo pocas cosas en la maleta, pero muchas cosas y recuerdos en la cabeza y el corazón. Sí, acabo de cumplir apenas una semana como párroco en la Parroquia De La Divina Providencia, en el barrio ‘El Llanito’ de la ciudad de Aguascalientes. Es muy pronto para decir que ‘ya’ me acoplé, después de ocho felices años en la Parroquia Del Señor De La Misericordia. Agradezco infinitamente a Dios las muestras de cariño de la gente de mi antigua parroquia, y de quienes me han recibido en la actual. Agradezco a mi obispo su confianza, sus palabras comedidas y alentadoras. Que tranquilidad trabajar con un hermano sacerdote como el Pbro. Lic. Antonio Verdín. capaz, leal, trabajador y que está al tanto de la vida parroquial. Me vengo para acá con mucha tranquilidad porque él está al pendiente.

Ya hacia un rato que no viajaba. Mi último viaje fue el año pasado a Indiana, Illinois, Michigan y Wisconsin, a invitación de excompañeros del Seminario. Por cierto, y a propósito de fechas, hace un año estaba predicando en la hermosa y señorial ciudad capital del estado de Campeche… Recuerdo aquellas temperaturas en los treintas avanzados, claro que se sentía calor: y eso que ‘tenían frente frío’ y había mucho viento. las señoras y muchachas me impresionaban con sus suéteres y capitas… y yo sudando; me imagino cómo sería sin ese dichoso frente frío… Menos mal que hacia frío (bueno según los campechanos).

Vengo meditando un poco sobre la situación eclesial. Hasta quienes tienen como programa ignorar y ningunear a la Iglesia más histórica, más grande y más celosa en su Tradición Apostólica, han tenido que ‘ocuparse’ de nosotros, muy a su pesar. Unos lo han hecho en forma parcial e insidiosa otros en forma objetiva. Y la razón de ello es la renuncia del papa. Mañana a las ocho de la noche, tiempo de Italia, el papa Benedicto XVI dejará de ser el obispo de Roma y con ello ‘Sumo Pontífice’ de la Iglesia de Cristo (nuestra Iglesia). Ha corrido mucha tinta y se han gastado millones de minutos/aire en especulaciones: unas realmente tontas (sus ‘eruditos’ autores muchas veces no son capaces de distinguir entre un arzobispo, un obispo, un cardenal, un primado, un diácono y un monje; se les confunde un cónclave con un concilio y una catedral con una cátedra). Otros sólo han especulado sobre una crisis ‘secreta’ en la cúpula de la Iglesia. Otros afirman que el papa renuncia presionado, etc.

Un gran sector de los medios de comunicación, sobre todo gringos e ingleses, han atizado las especulaciones sobre una ‘sesuda’ y supuesta razón para la dimisión del papa. Dicen –pontificando más que el mismo papa– que renuncia porque está solo y aislado, cercado. Y claro lo que ellos digan, eso si, es ‘dogma’ que todos debemos dar por verdad. Incluso hay quienes –a pesar de su público y aberrante anticatolicismo militante como la inglesa BBC– ni siquiera se esfuerzan un poco en disfrazar su rencor contra nosotros los católicos y la Santa Sede. Y afirman que el papa renuncia ‘salpicado’ por “los escándalos sexuales de la Iglesia” (y dejan así abierta la cuestión para que los lectores menos informados ‘sospechen’ lo que sea… al fin y al cabo que no se trata de informar sino de propaganda disfrazada de información… y lo saben). Se refieren a los casos lamentables de pederastas (claro católicos porque los de otras denominaciones y de organizaciones como los boy-scouts gringos se van a la página 23 de los diarios).

Benedicto XVI, desde el principio, no les gustaba porque era muy viejo, porque era muy duro, porque era nazi (según ellos) porque no conocía la realidad, etc. De pronto tampoco les gusta que renuncie… Haga lo que haga está mal y sigue sin gustarles.

No les alcanza el intelecto para otra cosa que no sea ver todo lo que sea católico como algo sospechoso, malo y hasta criminal. Benedicto XVI nos ha sorprendido al demostrarnos que puede y sabe innovar. ¿Por qué renuncia? Pues por lo que dijo: La edad y la salud. Viendo por el bien de la Iglesia decide renunciar para que otro sea el que lleve el timón humano de la Iglesia. Recordemos que su elección se llevó a cabo cuando tenía 78 ó 79 años… Ahora ya anda por los 86. Renuncia el papa, algo que no pasaba desde poco más de 600 años. Y la Iglesia sigue bajo Juan XXIII, Paulo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI o el que sea elegido ahora.

Su renuncia es una prueba más de su grandeza: Joseph Ratzinger sabe que la Iglesia es de Cristo, que con o sin BENEDICTO XVI seguirá adelante. Piensa en la Iglesia, más que pensar en sí mismo; piensa en lo mejor más que en los escándalos de la prensa.

Me atrevo a decir que la mayoría –incluso buenos católicos– NO LO CONOCEN, pues los estereotipos y clichés injustos y hasta malvados escondieron su verdadera personalidad. ¿Quiere asomarse a la grandeza de este papa? Lea aunque sea una de sus obras o de sus biografías (por ejemplo: EL PAPA ALEMÁN de Pablo Blanco Sarto; EN DEFENSA DEL PAPA de Paolo Rodari y Andrea Tornielli). Que Dios siga bendiciendo a Benedicto XVI y a su Iglesia, la única que Jesús fundó hace dos milenios, teniendo como cimiento sólido a Pedro. La Iglesia de Cristo que no será aniquilada, según la promesa de su Divino Salvador.


PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario