18 de abril de 2011

BENEDICTO XVI DENUNCIA PERSECUSIÓN CONTRA LA IGLESIA

EN ESPAÑA SE PERSIGUE A LA IGLESIA DESDE EL GOBIERNO SOCIALISTA

TOMADO DE RELIGION EN LIBERTAD


El Pontífice ha destacado que "no faltan formas, a menudo sofisticadas de hostilidad contra la fe" que se expresan "renegando de la historia y los símbolos religiosos". Estos símbolos, ha destacado el Papa, reflejan "la identidad y la cultura de la mayoría de los ciudadanos".

Por ello, el Pontífice ha recordado en su discurso que "el que en ciertos ambientes se tienda a considerar la religión como un factor socialmente insignificante no justifica el tratar de marginarla" mediante "la burla, la denigración, la discriminación e incluso la indiferencia ante episodios de clara profanación".



De esta manera, ha explicado Benedicto XVI, se viola "el derecho fundamental a la libertad religiosa inherente a la dignidad de la persona humana" que es "un arma auténtica de la paz, porque puede cambiar y mejorar el mundo".

Por ello, el Papa ha recordado a las autoridades españolas que "procuren fomentar siempre" todo aquello que permita "el desarrollo auténtico de sus derechos y libertades" que incluye "la expresión de su fe y de su conciencia, tanto en la esfera pública como en la privada".

El Pontífice ha recordado también su viaje a Santiago de Compostela y Barcelona en el mes de noviembre del pasado año y ha agradecido "las atenciones y manifestaciones de cercanía y afecto" por parte "de los españoles y de sus Autoridades".

Santiago y Barcelona, ha asegurado el Papa, son "dos lugares emblemáticos" en los que se pone de relieve "el atractivo espiritual del Apóstol Santiago" y "la presencia de signos admirables que invitan a mirar hacia lo alto aún en medio de un ambiente plural y complejo".

Además, Benedicto XVI ha recordado que volverá a España para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Madrid en el mes de agosto y ha sostenido que "le consta la disponibilidad, cooperación y ayuda generosa" que el Gobierno de España y las autoridades españolas están dispensando.

El Papa ha agradecido también a los organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud por sus esfuerzos y ha destacado que espera que este evento "dé abundantes frutos espirituales para la juventud y para España", así como ha recordado que la JMJ "mostrará una vez más la grandeza de corazón y de espíritu de los españoles.

Por otra parte, el Pontífice ha lamentado "la gran dificultad económica" que atraviesa España, con resultados "verdaderamente preocupantes" sobre todo "en el campo de la desocupación, que provoca desánimo y frustración especialmente en los jóvenes y las familias".

Precisamente, el Papa ha subrayado que espera que Dios "ilumine a cuantos tienen responsabilidades públicas para buscar denodadamente el camino de una recuperación provechosa de toda la sociedad" y ha recordado la labor de las instituciones católicas en la asistencia "a los más menesterosos".

Raíces cristianas
Por su parte, Maria Jesús Figa ha afirmado que entre España y la Santa Sede "existen lazos seculares" y ha subrayado que "es evidente que una buena parte de la identidad de nuestra nación responde a sus raíces cristianas" que siguen "produciendo ejemplares frutos en lo individual y en lo social".

Maria Jesús Figa ha destacado que "la laicidad positiva" es la base de las relaciones entre España y el Vaticano porque "permite a los ciudadanos de diferentes creencias y convicciones regirse de acuerdo con los valores constitucionales compartidos" y por otro lado "promueve la cooperación de los poderes públicos con la Iglesia Católica".

La Constitución española, ha sostenido la nueva embajadora ante la Santa Sede, garantiza "la libertad religiosa como un derecho fundamental" y el pluralismo " como elemento esencial de nuestra sociedad". No obstante, Figa ha recordado que la Constitución también establece "la aconfesionalidad del Estado" como el principio "de colaboración con todas las confesiones, de modo singular con la Iglesia Católica".

Además, Figa ha afirmado que la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid "constituirá un nuevo encuentro de hondo significado para España y la Iglesia".

La nueva embajadora ante la Santa Sede ha recordado que es la primera mujer española en ocupar este cargo y ha subrayado que este hecho "es un ejemplo más de la reciente evolución de la sociedad española" que permite que "la búsqueda de la paridad de los deberes y derechos de los hombres y mujeres" sea "unos de sus principios distintivos".

"Nuestras madres nos apoyaron y nuestras hijas y la sociedad española en general" continuarán "con el objetivo de una efectiva igualdad enriquecedora", ha añadido Maria Jesús Figa López-Palop.

La nueva embajadora ha destacado que ha presentado las cartas credenciales "en tan corto espacio de tiempo" porque quería asistir como embajadora de España en la beatificación de Juan Pablo II el próximo 1 de mayo.

Por último, la embajadora ha recordado que este sábado Benedicto XVI cumple 84 años y le ha felicitado en catalán, gallego, vasco, castellano y finalmente en latín.

Tras ser recibida por el papa, María Jesús Figa, vestida de negro y tocada con mantilla del mismo color y peineta, explicó a un grupo de periodistas que el Pontífice conoce muy bien al pueblo español y que es un hombre de gran curiosidad, que mostró interés por el artista Antoni Gaudí y quedó muy impresionado por la Sagrada Familia.

"Tiene una mirada muy cálida", dijo Figa, quien insistió que a pesar del protocolo vaticano el encuentro se desarrolló en un clima distendido y agradable.

María Jesús Figa, nacida en Barcelona en 1951, sustituye en el cargo de embajador cerca de la Santa Sede a Francisco Vázquez, que concluyó su misión ante el Vaticano el pasado 14 de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario