30 de julio de 2011

ADIOS A LAS VACACIONES

REGRESO A CLASES


Aquí en México, ya dentro de poco, los estudiantes empezarán el regreso a clases. En estos días podemos observar cómo en la mayoría de las tiendas departamentales, en el comercio informal y aún en farmacias, los estantes se encuentran llenos (atiborrados hasta el tope) de artículos escolares: Cuadernos de diversos tamaños y tipos, lápices de colores, bolígrafos, juegos de geometría, libros de texto, diccionarios, mochilas con y sin rueditas. En fin, el comercio y el ambiente están impregnados de ese aroma clásico del regreso a clases ya inminente.


También, y como complemento, las tiendas ya promocionan calzado y ropa, para que los alumnos estén debidamente preparados al gran día. Hay gran emoción, sobre todo entre los que entran por vez primera y los que cambian de etapa. También los padres de familia tienen mucho que ver: como siempre por la temporada están gastando porque deben proveer lo necesario para la vida escolar. Aparte de comprar útiles y ropa adecuada, se tienen que preparar para cuotas y colegiaturas.


En muchos estados el ‘apoyo’ gubernamental a la educación consiste en regalar uniformes y útiles escolares. Y los maestros como siempre en lo suyo: quejándose de que ganan ‘muy poco’ y piden más. Desde afuera, por desgracia, vemos estadísticas que nos hablan de cómo la educación empeora poco a poco.


Todos coincidimos en que vivimos en nuestro país una dramática CRISIS EDUCACIONAL. Pero al unísono, la coincidencia es que, de los que hablan, nadie tiene la culpa. Siempre la culpa la tienen ‘los otros’, sí, siempre los otros.


Los padres/madres de familia dicen que los culpables son los maestros; los maestros que el gobierno y los padres… El gobierno dice que los demás… El gobierno Federal dice que los Estados y éstos que el Federal. Y la educación cada vez peor… Y todos “contemplamos en forma casi estoica” cómo poco a poco se sigue deslizando con mayor velocidad por el tobogán de la mediocridad, que no sólo afecta lo educativo sino también la vida social y personal, pasando por el deterioro de la vida familiar. El país que tenemos es producto de la educación que no tenemos en todos los ámbitos. En el colmo se confunde escolarizar con educar.


La Iglesia dice que todos tienen la culpa y se excluye a sí misma, dando sus razones… Unas válidas y otras no tanto. Desde mi punto de vista TODOS TENEMOS LA CULPA DE UNA U OTRA FORMA. Y bueno aquí está el problema. La cuestión es ¿QUÉ VAMOS A HACER? No qué no hicimos. Obviamente a los maestros no les sugiero algo pues no creo que tengan humor de aceptar sugerencias. Pero si creo bueno sugerir algunos puntos a los padres de familia. Y aquí están mis puntos:


1.– Asegúrese de que su hijo se Levante temprano, para que se bañe, se cambie y desayune, antes de ir a la escuela. No caiga en la cultura de la mediocridad de levantarlo 10 minutos antes de la hora. Esto lo puede hacer responsable y lo encamina a la excelencia.


2.– Enséñele a cuidar sus cosas y a realizar trabajos limpios y bien hechos.


3.– Organícele un horario para comer, descansar, estudiar, jugar y dormir.


4.– No permita que vea televisión ó escuche música mientras estudia ó hace tareas.


5.– Haga que los hermanitos respeten un ambiente de silencio a la hora en que su escolar estudia y hace tareas.


6.– Elogie sus buenas calificaciones y trabajos bien realizados. Pero no caiga en premiarlo POR CUMPLIR CON SUS DEBERES Y OBLIGACIONES. PREMIE EN FORMA MODERADA Y PROPORCIONAL EL ESFUERZO EXTRAORDINARIO SOLAMENTE.


7.– Esté en comunicación con sus maestros.


8.– Hágale entender que él/ella es el primer beneficiado/a de su éxito escolar.


9.– Enséñele a pensar en el futuro. Ayúdele a “soñar” en metas nobles y hasta heroicas.


10- Enséñele que el éxito futuro es producto del esfuerzo presente y no resultado de la suerte.


Y lo más importante Usted como padre/madre de familia ha de inculcarle a su escolar valores humanos (respeto a los demás, orden, limpieza, cortesía, honestidad, respeto a la palabra dada, apegarse a la verdad, etc.) y también valores cristianos (amor a Dios y al prójimo, caridad, sacrificio por Jesús, amor a la humanidad como respuesta al amor de Dios).


Querido padre de familia: No es suficiente con mandar a la escuela con zapatos y cuadernos nuevos… Es un poco más complicado. Pero todo esfuerzo tendrá su recompensa en el futuro, que está más cerca de lo que pensamos. Como Jesús, demos la vida, no sólo cosas o cuadernos. Y dar la vida —en este caso— es emprender una tarea muy difícil y que requiere esfuerzo y perseverancia: EDUCAR EN LOS VALORES CRISTIANOS. ¡QUE EMPIECE EL AÑO ESCOLAR!.


PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario