1 de agosto de 2011

ESPIRITUALIDAD DE HOY

ESPIRITUALIDAD DE 45 SEGUNDOS


En este mundo tan vertiginoso, es innegable que el tiempo no alcanza… En especial porque TENEMOS EL DIA LLENO; si, lleno de cosas que hacer y sacar adelante; muchas no se pueden dejar de atender, es cierto. Otras urgen, otras son de diario. Yo no se Ustedes, pero a mi me parece una perdida de tiempo tener que rasurarme diario. Si me dejaran hacerlo no me afeitaría en meses… Pero…


No quisiera pensar en todo lo que una ama de casa debe hacer CADA DIA. Y muchas de las veces NO SE NOTA SU TRABAJO, pues estamos acostumbrados a tener una casa limpia o a sólo ir al cajón o al closet y disponer de ropa limpia y bien planchada. En fin… Trabajo sobra y tiempo falta.


A todo lo necesario en cuanto a trabajo doméstico, estudiantil e industrial, sumemos ahora lo que poco a poco se ha ido agregando vía medios de comunicación o mercados: Noticias, películas, novelas, deportes, tráfico. Y siguen siendo las mismas 24 horas del día.


Por otro lado, es cierto que la tecnología ha venido a ayudar en los trabajos y se cuenta con máquinas para el lavado de ropa, lavado de platos, hornos de microondas, licuadoras, planchas, maquinas de coser, equipos de cómputo, etc. Si, es cierto, hay toda esa ayuda disponible; pero —por otro lado— tenemos que usar más tiempo para transportarnos, asear, arreglar… Y ‘entretenernos y divertirnos’. Hacemos más cosas y en forma más rápida y también más despersonalizada.


Además a lo anterior, agreguemos que el alud de información y conocimientos que tenemos que conocer aumenta momento a momento y hablamos de conocimientos útiles e inútiles. Es tanto lo que HAY QUE saber, que no podemos procesarlo, aunque llegue a nosotros por el medio que sea. Por ello ahora aumenta la sensación de NO TENER TIEMPO. Sin embargo esa sensación de NO TENER NUNCA TIEMPO no es provocada principalmente por todo lo anterior.


Hoy más que nunca, somos víctimas ó pacientes de enfermedades mentales, graves unas y otras no tanto. Aumenta el catálogo de padecimientos psicosomáticos que tienen su origen en esa DISPERSIÓN EXISTENCIAL cotidiana. Lo urgente toma el lugar de lo necesario.


Les pongo por ejemplo algo que me ha pasado recientemente: Como la mayoría de los jóvenes y ‘adultos contemporáneos’ (mercadológicamente eso soy) abrí mi cuenta en Facebook. Pero no me ha durado el gusto, pues a estas alturas no puedo dedicarle tiempo para estar al día con el alud de comunicaciones y acontecimientos… Además —pensándolo bien— es en verdad “existencialmente imposible” para mí estar en comunicación real y ‘nutritiva’ con 200 ó 300 “contactos”. No he cerrado mi cuenta pero tengo meses que no la abro, pronto la daré de baja… Y se que voy con esto en contra de la corriente, pero esa cuenta no me ayuda a estar integrado a mi propia vida.


Al estar en todo este vendaval diario, NO TENEMOS TIEMPO para lo más necesario e importante: ESTAR EN COMUNIÓN CON DIOS POR MEDIO DE LA ORACIÓN. Y al pasar esto, el torbellino del mundo ‘nos come’, nos arrastra y nos hace olvidar QUE DIOS NOS AMA, que —como dice San Pablo en la lectura segunda de este Domingo en la Carta a Los Romanos cap. 8— NADA PUEDE SEPARARNOS DEL AMOR DE CRISTO.


Pero, querido lector, con 45 segundos de “oración personal” al día es obvio que Dios necesariamente se volverá cada vez más nebuloso y lejano para nosotros. Y ello nos expone al desaliento, a la depresión, a la toma de decisiones erróneas, a la pérdida de identidad, a las enfermedades mentales y psicosomáticas, a las enfermedades crónicas… A LA INSATISFACCIÓN CRÓNICA en todo lo que somos y hacemos.


Convénzase: UNA ESPIRITUALIDAD DE 45 SEGUNDOS sólo nos puede llevar a la frustración y la amargura. NO SE PIERDA, USTED TIENE LA SOLUCIÓN: ORAR TODOS LOS DIAS Y LLENARSE DE DIOS, SOBRE TODO ANTE JESÚS EUCARISTÍA. ¿No cree que valga la pena?. Pero no salga con sus 45 inútiles e insuficientes segundos… ¡POR FAVOR QUIÉRASE A USTED MISMO!


**PBRO. ROBERTO SANCHEZ DEL REAL.**

No hay comentarios:

Publicar un comentario