11 de agosto de 2011

LOS SEMINARISTAS DEL SEÑOR DE LA MISERICORDIA

NUESTROS SEMINARISTAS


Apenas este domingo será una semana de que los chavos de la Parroquia (Brian, Héctor, Ricardo, Joel y Alejandro) empezaron su año escolar en el Seminario Diocesano. Se veían en verdad muy contentos y animados. No faltará quien diga: "¿Para qué tanto alboroto si apenas están iniciando un largo, largo, camino? ¿Y si no aguantan y se salen?. Es cierto lo anterior. Pero me sorprendí al ver toda la seriedad con la que iniciaron su aventura vocacional. Brian ya no estará "tan solo" pues ahora tiene ahí a Alejandro en el seminario menor. Los otros tres se harán compañía en el Introductorio en Pabellón de Hidalgo.
 
ALEJANDRO

RICARDO

HÉCTOR

JOEL


Pude ver cómo sus familias estaban también con gran emoción viviendo esos momentos. Hay muchas ilusiones. Para mi el que hayan entrado es un gran paso, pues sin pensarse mucho, simplemente aceptan el llamado y van con ilusión y esperanza en el presente y el futuro. Su mente fija en Dios, porque ninguno de ellos va huyendo del mundo ni va buscando comer mejor o tener status mejor... No. Ellos van con la ilusión del llamado de Cristo.

Para la comunidad esto (que estos Jovenes estén en el Seminario) es de gran significado. Me decía un señor que era constatar que "había frutos y generosidad". Y así es. Jesús ha movido estos corazones jovenes a mayor generosidad y valentía.

A propósito no he querido ir al Seminario a verlos, aún cuando los extraño... Es curioso pero ahora tengo más tiempo libre y disponible aquí en las horas de oficina en la parroquia. En ocasiones o estaba uno u otro queriendo preguntarme o decirme algo. Sí, se siente que ya no están; pero estoy contento porque ELLOS QUERÍAN IR Y SER GENEROSOS CON DIOS.

Para su manutención contamos con sus familias y un poco de la parroquia, pero en especial de personas generosas que les pagarán sus colegiaturas: Los Sabatino de Monroe (Georgia), el Ing. Miranda, los Rodríguez Muñoz y Eloy Esparza. Sabemos que no es fácil para las familias, pues incluso algunos de ellos ya estaban trabajando y aportando a la familia. No cabe duda que en el lograr un sacerdote todos ponen su granito de arena.

Yo espero, por supuesto, que toda la comunidad parroquial aporte su oración en serio por estos valientes jóvenes que le dicen si a Jesús en el llamado que les ha hecho.
 
PBRO. ROBERTO SÁNCHEZ DEL REAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario