15 de agosto de 2011

RELATOS URUGUAYOS 6

RELATOS URUGUAYOS 6


http://1.bp.blogspot.com/_R9mtzcN66io/TEeyqFS7YlI/AAAAAAAAAKw/twRvjRgvQeI/s1600/sol1.bmp


NOTA ACLARATORIA:


Ya hace algunos meses desde que escribí RELATOS URUGUAYOS 5. Agradezco a los que han leído a propósito o por “accidente” (ya ven que en ocasiones uno anda más bien buscando otra cosa y el buscador te manda a x lugar…). Gracias a los que me han escrito algún comentario… Algunos de ellos con correcciones que agradezco. Pero —una vez más— les quiero recordar que estos “RELATOS” no tienen la intención de pontificar acerca de Uruguay. Supongo que los uruguayos saben más sobre Uruguay que “un mexicano”.


Con respeto a nuestros “chilangos”, déjenme decirles que no pretendo hacer lo que ellos, que van a un sitio ó ciudad y asumen “saber” más de ese lugar que los lugareños. Y por lo que oí, en muchas ocasiones en Uruguay, ese es un mal que comparten también algunos porteños (los habitantes y los oriundos del gran Buenos Aires) y también muchos Montevideanos. Estos “RELATOS” son sólo la expresión espontánea de “un mexicano” que le pide a Dios la gracia de un día poder regresar a Uruguay… En especial a Melo y Montevideo. Bueno, pues a lo nuestro.


VESPA


Uno de los rasgos más característicos del tránsito en las ciudades, pueblos y caseríos “del interior” es el gran número de motocicletas y bicicletas que circulan por las calles y avenidas. Son en verdad miles, y creo que muy prácticas y también económicas pues gastan poca nafta (sobre todo las bicicletas) y las refacciones son baratas. Es muy común el poder comprarlas en las mueblerías en cómodas “cuotas” (abonos) que pueden ser semanales o mensuales… Como si compraras un buró o una pequeña mesa. Quedé aterrado de lo baratas que son, comparativamente hablando. Y también el gran desorden que causan es muy “uruguayo” pues, muy “a la mexicana”, tampoco respetan las señales de tránsito y una buena cantidad de motociclistas nunca se pone el casco, que no recuerdo cómo se dice en uruguayo (muchos lo llevan atorado en un manubrio, por si se caen se lo pueden poner luego luego, supongo que para no lastimarse más de lo que ya se hayan lastimado). Y las llantas (cubiertas en uruguayo) son también baratas.


Y sorprende (bueno a un mexicano como yo) el alto porcentaje de viejitas (ellos son más secos y les dicen simplemente viejas) que tripulan una moto… Las abuelitas motorizadas, que van a la tienda (almacén le llaman aunque sea uno de esos que tienen menos cosas que el refrigerador de mi madre) por las mercaderías (mercancías) que necesitan para preparar la comida, es una estampa muy uruguaya. Y ya no se diga los gurís (niños y jóvenes en general) que usan las motocicletas para ir de un lado a otro; es una escena común ver a la entrada del “Liceo” (la Prepa) decenas y decenas de motocicletas. Me decía alguien que en los tiempos antiguos, no hace muchos años, nadie “rapiñaba” y que podías dejar tu moto y casco con toda tranquilidad en la “vereda” (banqueta). Bueno, es algo que se ha ido perdiendo en dondequiera, no sólo en Uruguay. Por desgracia en Uruguay hay “mucha bronca” también como en México con los menores que delinquen… Cuidado y se atreva alguien a corregirlos ¡Dios guarde la hora¡ No, son intocables por derechos humanos.


AUTOS


Por supuesto que también hay una buena cantidad de autos. Los hay de marcas que incluso en México no tenemos. Por ejemplo Citröen. Me sorprendió también ver que circulan autos hechos en Aguascalientes como el que nosotros llamamos ‘Platina’ de Nissan y que allá se comercializa como Renault bajo el modelo ‘Clío’ o algo así. Es común ver autos con muchos años de uso. Y en cuanto a camiones y maquinaria también se usan de marcas que en México no se encuentran. Por ejemplo, aquí yo nunca he visto un traxcavo marca ‘Samsung’. Una gran cantidad de los autos y camiones son a diesel y no a nafta.


La mayoría de los autos que circulan en Uruguay son hechos en Brasil y Argentina. No sé si ya haya cambiado el panorama, pero me quedé con la impresión de que el auto más usado es el Fiat, sobre todo el más pequeño. Y el VW sedán que ya no se hace tampoco en México se conoce allá como Fusca, creo es el nombre que recibió en Brasil. Uruguay no tiene fábricas de autos por lo que todos son importados. Podrá incluso hallar algunos muy raros como una pequeña pick up marca ‘Mahindra’ que es de la India.


ELECTRODOMÉSTICOS


Como en México, en Uruguay los electrodomésticos son muy apreciados… Pregúntele a alguna ama de casa y le contará como ama su ‘lavarropas’ (en ‘mexicano’ lavadora) y su cocina (estufa). Y por ser indispensables, las neveras (refrigeradores) son también codiciadas en verdad. Y las marcas que hay son muy diferentes a las de acá. Los televisores también son queridos y adorados en extremo. Me gustó ver algunas de esas cosas fabricadas en México. La mayoría de sus electrodomésticos son de Brasil, Argentina y China. También hay algunos que se hacen en el país. Creo que comparativamente son mucho más caros que en México, pero, para compensar, la comida es en verdad más barata allá, incluido el asado y los excelentes vinos de mesa. En cuanto a cerveza, creo que la Pilsen se defiende muy bien. El clima de Uruguay es noble. Pues llueve en cualquier época del año. En el tiempo de frío se vuelve un tanto gélido, con un frío húmedo que penetra por doquier, y que cala hasta los huesos como me decía Lala una amiga de Melo, por ello es muy común (sobre todo en “el interior”) que en las casas, las chimeneas funcionen y no sólo sean elementos arquitectónicos de las salas de estar… Es muy común que se cuente también con calentadores eléctricos de los más variados tipos. Sin embargo, la leña se usa mucho en campaña (no crean que en campaña política, así se le llama al campo) y en las ciudades del interior. Supongo que en Montevideo poco, por no estar a la mano.


Algo que me fascinó en Melo fue cómo Silvia usa el horno de su estufa (le dicen ellos cocina) cocinando delicias como panes, pastelillos, pizzas y otras cosas que, sin un buen horno, no salen, no se logran. En contraste el horno de mi estufa es ‘la bodega’ para las bolsas plásticas. ¡Que diferencia¡.


ORIENTALES


Me quedé con un ojo cuadrado (ya se me normalizó, no se preocupen) cuando escuché decir a alguien que ellos eran orientales. En mi ignorancia mexicana (recuerden que Uruguay no queda a la vuelta de la esquina sino a más de 7,000 kms) un oriental vendría siendo un chino o un japonés y hasta un vietnamita; pero nunca un uruguayo. A lo más, para mi un uruguayo era sólo sudamericano y casi casi argentino. Ya luego me explicaron un poco de su historia y peripecias… En verdad pobres, tuvieron que luchar contra mucha raza para ser lo que son: Contra los piratas Ingleses, contra los argentinos (¡Chés argentinos!) contra los Brasileiros y obvio supongo que contra los españoles y no recuerdo si también contra los portugueses… Nada más les faltó pelear contra los indios caxcanes de acá de México (a la mejor no se enteraron de que existía Uruguay sino también allá iban a fregar).


En fin, aprendí que eso de ser “orientales” tiene mucho que ver con ser DIFERENTES de los argentinos. Creo que tiene que ver con lo del nombre que tenían en la Colonia, algo así como “Provincia Oriental del Río de la Plata”, no estoy seguro… Por cierto, unos chicos casi me linchan cuando les dije que hablaban igual que los argentinos… “¡Pará, pará!” fue lo que me dijeron con vehemencia. Perdón!. Así pues, ellos son Orientales a diferencia de Argentinos y Brasileños. Ahhhh y tampoco les gusta que los confunda uno con paraguayos. Les confieso que para mi no había diferencia o más bien me sonaba igual Uruguay que Paraguay. República Oriental Del Uruguay. Ese es su nombre.


Moraleja: Hay Orientales que juegan Fútbol, que son en verdad carnívoros, que toman vino tinto, que también comen mucho arroz, pero que son, en su mayoría, de piel blanca y algunos de pelo rubio y ojos de color, que más parecen italianos o españoles que vietnamitas y esos son los Uruguayos: “Los Orientales de América del Sur”.


Pbro. Roberto Sánchez Del Real.

1 comentario:

  1. Muy interesante sus relatos de viajes, como siempre con muchas cosas en común entre los pueblos lationamericanos, desorden, corrupción, crisis economica y social, algo de resentimiento a otros paises (como todos a EE UU, o Perú a Chile, Uruguay a Argentina, Colombia y Venezuela, pero eso si, todos con espiritu alegre, un lenguaje y religión en común, asi como otras cosas que nos identifican, aahh, ojala haya mas unidad entre nuestros pueblos hermanos bueno pero como olvidar eso que dicen:México, tan lejos de Dios (y también de Latinoamerica) y tan cerca de EE UU. Un abrazo Padre. Carlos Guevara

    ResponderEliminar