28 de marzo de 2012

ESCUCHEMOS AL PAPA BENEDICTO XVI

SIMULACIÓN PASTORAL

LA VISITA DE BENEDICTO XVI

Apenas si acaba de pasar la visita al país de Su Santidad el Papa Benedicto XVI. Me ha gustado cómo se ha ganado a todo el mundo. En nuestro país la prensa –muchas veces reflejo mercenario de la prensa gringa– desde siempre lo ha motejado como alguien duro, impopular, insensible, dogmático hasta lo enfermizo, etc. Creo que en esta visita hasta a esa prensa ‘ligera’ la ha sorprendido. El pueblo de Dios se ha volcado, lo ha querido. Nos ha sorprendido en verdad a todos, incluidos muchos sacerdotes, que nos quedamos cautivados con Juan Pablo II y que todavía nos equivocamos en el momento en que se pide –en la Misa– por el Papa.

Esa prensa mal intencionada y mimética le ha querido “cargar” los muertitos: le quieren hacer responsable de los desmanes y crímenes del infausto Maciel, vergüenza para la Iglesia y para México. Es también algo que le han querido cargar a Juan Pablo II. No lo han logrado ni lo lograrán. Recordemos que –consciente o inconscientemente– de lo que se trata es de DESCALIFICAR A PRIORI A LA IGLESIA COMO INSTANCIA ÉTICA Y MORAL. Eso lo hace el movimiento secularista mundial y sus sucursales locales, y usan y usarán TODO LO QUE SE PUEDA. Ya los vería cuestionando la autoridad de un líder musulmán… Nosotros todo lo sobrellevamos con ‘lomo duro’ y rezos… Ellos resolverían los insultos con un poquito de pólvora (por eso los “respetan”… El miedo no anda en burro). Pero no sólo me ha gustado que se ha ganado al Pueblo de Dios, sino también sus mensajes y homilías.

MENSAJES PAPALES

A todos nos invitó a renovar nuestra Fe y dejar de lado el cansancio y la rutina en nuestra vida cristiana. Nos ha dicho a todos que no nos dejemos amedrentar por los que hacen el mal, que no estamos solos. En la catedral de León les ha dicho a los Obispos –entre otras cosas– que han de estar cerca del pobre y del necesitado como pastores del Pueblo de Dios. Les ha dicho también que han de estar cercanos a los sacerdotes, que han de acompañarnos. Les ha dicho que urge un cambio de actitud hacia los laicos, que no es posible que apenas si cuenten en la vida de la Iglesia como quien es tolerado (palabras más palabras menos). El Papa ha sido muy claro y directo con los Obispos les ha señalado puntualmente sus obligaciones y la actitud que han de tener ante los fieles y los sacerdotes.

LA SIMULACION PASTORAL

Hace años cuando la Diócesis de Aguascalientes estaba vacante y nos visitó el Nuncio Apostólico Christophe Pierre (no se si así se escriba) platiqué brevemente con él y le dije que un día lo visitaría. Mi única intención era plantearle algunos problemas y pedirle apoyo para la Pastoral de Adolescentes. Después recapacitando creí que no era conveniente ¿Qué puede un simple sacerdote hacer? Yo no tengo derecho de picaporte ni tiene por qué –El Nuncio– creer lo que le diga, además no vale la pena hacer juicios sumarios. Creo que lo único que puedo hacer es atender bien mi Parroquia, no más.

Yo encuentro que uno de los más grandes males pastorales que sufrimos –no sólo en la Iglesia mexicana sino en muchos países– es “LA SIMULACIÓN PASTORAL”. ¿Qué es eso? Bueno, es querer engañar y hacer creer que se atiende, que se apoya que se trabaja, que se planea en lo pastoral. Espero que no me excomulguen, pero la simulación pastoral la he visto en todas partes: la he visto y vivido en México, en Uruguay y en Estados Unidos… Y lo más seguro es que he hasta participado de ella.

  • Se simula pastoralmente cuando se tienen prioridades de papel: por ejemplo, en el “Plan Diocesano de Pastoral” se pone que tal Pastoral es ‘Prioridad Diocesana’ o ‘Decanal’, pero no se le dan recursos humanos ni materiales para que funcione… Se ahoga sola y NO SE REMEDIA NADA, el tiempo –y un ganchito– hace que la prioridad cambie, pues se modifican las condiciones y ya.

  • Algo que demuele comunidades y atrasa procesos pastorales: medrar con la pobreza. Sí, es un recurso muy socorrido, “agarrarme” de la pobreza de mi comunidad para no hacer nada, al fin de cuentas la pobreza me cubre y me justifica a los ojos de los demás. Y hasta me pone como héroe. Eso es más fácil –y lucrativo en todo sentido– que tratar de salir de ella con trabajo pastoral creativo y constante.

  • También se cae en ese vicio cuando algo se hace en el papel pero no en la vida: por ejemplo, se pide que se sectorice la Parroquia, y si se hace… Pero sólo en el plano de la Parroquia. Y a la mejor hasta se ‘nombran’ coordinadores… que no coordinan nada.

  • Lo más típico de la simulación pastoral: “Batear a la gente”. Se le dice que vuelva ‘otro día’ sin fecha concreta; siempre se le dice que el padre ‘no tiene tiempo’.

  • Algo lamentable: Los pastores (obispos o sacerdotes) no se adecuan a las condiciones de las ovejas. Esto pasa mucho en Estados Unidos, en donde los gringos quieren que los mexicanos y los hispanos dejen de serlo y sean tan cuadrados y ‘metódicos’ como ellos… ‘Todo con cita’; nunca se pueden confesar porque en las horas para ello, ellos están trabajando y les es imposible, pero los padres no modifican sus criterios, no les interesa. O los Obispos que ven a los hispanos no como riqueza sino como carga por ‘su cultura’… ¡Y luego se van a las sectas! Ahí si tienen tiempo.

  • El mayor ‘cáncer’ pastoral: hablar sin dialogar. No se le puede decir nada al sacerdote o al obispo porque se ofende y se enoja y luego hay represalias. Se critica por debajo de la mesa y no de frente. Ese es el peor mal, ello provoca odios, chismes, divisiones, rencores e inmovilidad pastoral.

  • Estar contra todo y a favor de nada: apenas se empieza a proponer algo y el sacerdote – o el laico– ya está en contra aún antes de que se termine de exponer lo que se propone.

  • Lo de nuestro tiempo: “amargura pastoral”. Sentir y creer que haga lo que haga NADA HARÁ LA DIFERENCIA. Y esto lleva también a la inmovilidad pastoral y a la frustración.

CONCLUSIÓN

Si Usted es laico o sacerdote (dudo que un Obispo algún día lea esto) ¿Qué tiene que hacer para acabar con este mal que es LA SIMULACION PASTORAL?.

PBRO. ROBERTO SANCHEZ DEL REAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario