30 de abril de 2012

14 AÑOS

ANIVERSARIO SACERDOTAL

Si, el 17 de mayo del presente, mis compañeros de la Generación 1998 del Seminario Diocesano de Aguascalientes y su servidor, cumpliremos 14 años de haber sido ordenados sacerdotes, por el V Obispo de Aguascalientes, de feliz memoria, Dn. Rafael Muñoz Núñez. Ya nos falta un año, para ser quinceañeros… En el ministerio.

Al recordar ese día, lo primero que me viene a la memoria es que la noche anterior no dormí y que en todo el día no sentí ni sueño ni cansancio. La emoción era muy grande. La ceremonia fue –a mi ver y sentir– en verdad esplendorosa. Al momento de la postración para la oración de intercesión que hace la Iglesia por los que van a ser ordenados, con “la Letanía de Los Santos”, recuerdo haber “visto” mentalmente como un cortometraje de mi historia vocacional, en la que recordé a tantas personas que me impulsaron a seguir adelante: Mi madre, mis dos abuelas, mi Tía Flavia, mi Tía Juanita, el P. Alfonso Sánchez, el P. Fray Abundio Marentes (+), el P. Fray Guillermo Téllez-Girón (+), Fray Victorio Ramos Garza (+), y por supuesto el P. José de Jesús Espinosa Regalado (+) instrumento definitivo y claro de Dios para que prosiguiera mi camino hacia el sacerdocio en mi querida Diócesis de Aguascalientes.

Y mientras narro esto, estoy escuchando un canto muy antiguo, que fue para mi, en el Noviciado Franciscano de Guadalupe en 1986, como el arranque de esta emocionante aventura existencial que es el sacerdocio. Este canto lo entona –en la grabación que escucho– el Ministerio de Música de mi Parroquia. El Canto se llama “Deja Tu Patria”. Y narra el llamado de Dios a Abram (después Abraham) para que deje su patria y vaya por el desierto a la tierra que le mostrará, y así hacerlo el Padre del Pueblo de Dios. No estaría por demás echarle un vistazo a Génesis 12, 1-5: “Y el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra, de entre tus parientes y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra. Entonces Abram se fue tal como el Señor le había dicho; y Lot fue con él. Y Abram tenía setenta y cinco años cuando partió de Harán. Y tomó Abram a Sarai su mujer, y a Lot su sobrino, y todas las posesiones que ellos habían acumulado, y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a la tierra de Canaán; y a la tierra de Canaán llegaron.”

Si, ese llamado fue para Abraham seguramente toda una aventura. Así ha sido para mi ser sacerdote… Así es la vida PARA CUALQUIERA QUE RESPONDE A LA VOCACIÓN QUE DE DIOS LE VIENE, sea esta la que sea. Pues la vida matrimonial es también un autentico llamado de Dios… Y por supuesto la soltería es otro camino de santificación. Ser sacerdote no debiera ser formar parte de una élite, sino de un grupo de servidores de Dios y de su pueblo.

Catorce años: Después del diaconado en Ojuelos y de la Ordenación estuve en la Capilla de Santa Elena en Las Américas, en la parroquia de Guadalupe aquí en la ciudad también, Las Tres Ave-Marías (con sus cuatro hospitales), menos de un año en Uruguay, en un servicio que no se pudo dar por causas diversas, y desde hace siete años y medio, como párroco en La Parroquia Del Señor De La Misericordia, en el Infonavit-Morelos. Gracias a Dios por diez arduos años de trabajo con los adolescentes en EPA.

De los grandes honores de mi vida como sacerdote puedo resaltar: Haber sido Asesor de EPA esos diez años, haber sido amigo del P. Ricardo Martín Del Campo, que Dn. Ramón Godínez Flores me haya hecho párroco, que aparte haya pensado en mi para una responsabilidad delicada, aunque no se haya concretado, porque Dios se lo llevó antes de ese momento. Y por supuesto, haber dejado huella positiva en tantas personas a las que –años después– me encuentro y me saludan con cariño. Soy feliz en esta mi Parroquia a la que muchos tal vez –por estar catalogada como “pobre”– no quisieran venir.

Pido a Dios me fortalezca para seguir siendo su sacerdote… Para seguir siendo “padre” para muchos, sobre todo en los momentos difíciles de la enfermedad, los problemas o el desaliento. Pido a mi patrono –San Roberto Abad de Molesme– y a mis amigos, San Francisco de Asís y San Benito, que intercedan por mi. Y Usted, querido lector, pida mucho, no sólo por mi sino también por mis compañeros, de la Generación 1998, de la Diócesis de Aguascalientes.

PBRO. ROBERTO SANCHEZ DEL REAL.

5 comentarios:

  1. Muchas Felicidades y bendito Dios que le permitese vivir 14 años maravillosos, Dios le guarde más años con esta noble mision que lleva en su vida (sacerdocio) y le acumule más gratificantes experiencias. Felicidades y gracias a Dios por habernos mandado un "Padrecito" como usted, que tanto nos hace falta en nuestra sociedad decadente. UN ABRAZO

    guevara

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades Padre, claro, a usted y a sus compañeros de generación!!!
    Que Dios lo bendiga siempre, y le de fortaleza y sabiduría para seguir como hasta ahora, contribuyendo a la construcción del reino de Dios.
    Pido a nuestro Señor Jesucristo, que nos permita tenerlo el tiempo que el decida, en nuestra Parroquia del Señor de la Misericordia.
    Nuevamente muchas felicidades!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas Felicidades! Le doy gracias a Dios por que lo tenemos a usted como parroco, al padre que que dice las cosas como son, al padre que quiere que lleguemos al conocimiento de Cristo Jesus a él que algunas veces tememos bueno al menos yo me cuento pero que respetamos y admiramos por que con sus testimonios pone en alto la Fé la Esperanza y el Amor a Cristo Gracias Padre Roberto. Por esos siete años y poco mas que nos ha brindado.
    Karen Ortiz Hdz.

    ResponderEliminar
  4. Muchisimas felicidades! Mil gracias y bendiciones a quienes lo impulsaron a seguir el camino de Dios, en especial por mantener en mente y corazón el recuerdo intrañable de una bella persona como lo fué mi tío Fray Victorio Ramos Garza, quien estoy segura al lado de Nuestro Señor estará orgulloso de Usted.
    Con Cariño,
    Olga L. García Ramos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aún hay más querida Olga... Ojalá un día pueda conocerlos. Un abrazo. P. Roberto

      Eliminar